Gabriel Escobar con 22 años se convierte en el tercer español que logra ser campeón de Europa amateur, después de Luis Martínez Zapata (1947) y Juan Francisco Rodríguez (1971). Lo consiguió al vencer en peso mosca (52 kg), derrotando en la final al búlgaro Daniel Asenov (4-1).

El español se clasificó para la final después de vencer en el primer combate al ruso Vadim Kudriakov por 1-4 y posteriormente al armenio Baregham Harutyunyan por 0-5 en cuartos de final, antes de imponerse al italiano Manuel Cappai por 1-4 en semifinales.

Escobar salió en la final sin nervios y puso intensidad desde el principio. En el round inicial sacó muchos golpes, lo que frenó al búlgaro. En el segundo asalto, el español entró en el juego de su rival y se quedó en la corta distancia. No estaba tan cómodo y en el definitivo se pudo ver todo su boxeo. Riesgo controlado, esquivas casi imposibles y contragolpes muy precisos, suficiente para ganar el oro continental por decisión dividida.