El pádel masculino tiene un nuevo maestro, el madrileño Alejandro Galán, que en la primera final de su vida en un Master Final se impuso con Pablo Lima a la pareja formada por los argentinos Belasteguín y Tapia. En el femenino, después de 3 horas, las Martas, Marrero y Ortega, han acabado como las mejores del año, pero Ari Sánchez y Alejandra Salazar conquistaron el título de maestras.

La final masculina fue un partido enorme, que al principio tuvo que controlar Pablo Lima, compañero de Belasteguín de los últimos cuatro años, y campeón con Belasteguín el año pasado, por ejemplo. El brasileño sacaba la cara ante Tapia y Belasteguín, y cuando apareció el madrileño Galán la pareja dio un salto de calidad que se demostró en el tie break, donde pasaron como una apisonadora a sus rivales para ganar por 7-6.

A sus 23 años, encendido, Galán ya tenia su ritmo: ocupaba todo el campo y volaba. Jugaba el cruzado con Tapia, y el otro joven no podía con el chico de Leganés. Además, tampoco podía entrar en juego Belasteguín, dominado por la velocidad de las bolas. Con la rotura del saque de Bela y Tapia, la primera en el partido, Lima y Galán abrieron la brecha para definir el encuentro por 6-3, que convierten a Galán en el segundo español que gana un Master, el más joven en hacerlo, y en acabar la temporada como número tres del mundo, a un paso de Paquito Navarro (el otro español maestro) y Lebrón. FUENTE

Pasando al Master Final femenino, la final también fue espectacular, con una Ari Sánchez a una altura imposible, para lo bueno y para lo malo. Capaz de todo, como remontar un 0-3 en el primer set para ganar 7-5. Luego vino el ascenso de las Martas, y esa capacidad abrasiva de las dos, para marcar las diferencias: 3-6.


Todo estaba encaminado para las Martas, hasta que se metieron en el lío de darle vida a sus rivales, que notaron una inyección de moral cuando empataron a cuatro. Luego, Ari y Alejandra tuvieron una bola de partido en el 6-5, pero se llegó a desempate, donde Marta Marrero tuvo un par de remates ganadores que le devolvieron de manera milagrosa. Fueron puntos de defensa, y puntos que decidieron la final: 7-6. FUENTE