De bien cerca vieron los Houston Texans la que habría sido su primera Final de Conferencia, pero los Kansas City Chiefs completaron una épica remontada en el segundo cuarto y que remendaron con un parcial final de 51-7, para repetir luchar por el título de la AFC en estos Playoffs 2020. Los de Andy Reid acabaron venciendo por 51-31.

Los Texans empezaron de forma excepcional, con Deshaun Watson lanzando un pase de touchdown hacia un Kenny Stills totalmente desmarcado y solitario. La ofensiva texana arrancó como una moto mientras que los Chiefs salieron al partido muy fríos y desconectados. En el primer drive de Kansas City, Lonnie Johnson bloqueó el despeje y retornó para touchdown. Después, provocaron un fumble a Tyreke Hill al recibir el despeje que recuperó Keion Crossen el balón en la redzone, y terminó en anotación de Darren Fells. Esto resultaba ser la máxima anotación de la franquicia en un cuarto (21-0), mientras que la defensa de Houston se hacía respetar especialmente en los terceros downs.

En el primer drive del segundo cuarto los Texans siguieron enchufados y anotaron un field goal para ampliar la diferencia a 24 puntos, jugando con suficientes jugadas de carrera y con pases certeros de Watson (388 yardas aéreas y 37 corriendo), siendo DeAndre Hopkins como siempre el principal destinatario (9 recepciones y 118 yardas). 

Acto seguido, con un gran retorno de Mecole Hardman que llegó a la yarda 30 del campo contrario, se reconectaron los Chiefs, sobretodo Patrick Mahomes (321 yardas de pase en 23/25 intentos y 53 terrestres) y a Travis Kelce (estuvo imperial con 134 yardas en 10 capturas y 3 anotaciones). Primero anotó Damien Williams vía aérea. Segundo, Houston realizó un fake punt en cuarto down en el que la carrera de Justin Reid fue detenida por Daniel Sorensen en la yarda 34, y llegó la segunda anotación, esta de Kelce. 

El partido estaba siendo de locos, pues en el siguiente kickoff, los texanos perdieron el balón al soltarlo DeAndre Carter, y lo recogió Darwin Thompson dentro de las últimas 10 yardas. Y otro touchdown del tight end estrella para poner un 24-21 en un pispás, en poco más de tres minutos tres anotaciones. 

También se activó la defensa de los Chiefs y lograron regalar una posesión más a su ataque antes del final del segundo cuarto, que sin duda la magia de Mahomes no desperdició, finalizando con otro pase de touchdown para Kelce. De esta manera, se alcanzó la mayor cantidad de puntos en una primera parte de la historia de Playoffs (24-28).

La película había cambiado por completo. Kansas City movía las cadenas a placer, y Mahomes hacía que parezca fácil su trabajo y siendo capaz de moverse por todo el campo, tanto para correr como para acomodarse para lanzar. El primer drive del tercer periodo acabó en anotación de Williams. Para colmo, el juego terrestre de Houston menguó y Watson no podía lanzar con libertad ante la presión de la línea defensiva rival (5 sacks y 6 placajes para perder yardas), y un nuevo touchdown de Williams llegó para establecer el marcador en 41-24. El equipo de Bill O'Brien llevaba acumuladas, desde el 24-0, únicamente 79 yardas, y había permitido 266 a los Chiefs. 

La combinación de Carlos Hyde (44 yardas terrestres) y Watson resucitó y lograron un touchdown de carrera protagonizado por el QB antes de iniciar los últimos 15 minutos. Pero Mahomes siguió martilleando la defensa de Houston, y completó un nuevo lanzamiento hacia la endzone, este para Blake Bell, el séptimo touchdown consecutivo de su equipo. 

El encuentro se clausuró cuando en un cuarto down y 4 yardas, al que prácticamente estaban obligados a jugársela los Texans, no consiguieron convertirlo. Un field goal de Harrison Butker cerró el marcador, y Frank Clark fue el más destacado desde la defensiva, con 3 sacks para 25 yardas perdidas.