El Departamento de Seguridad del Jugador de la NHL ha tenido trabajo esta última semana. Tanto Kurtis MacDermid, de Los Ángeles Kings, como Corey Perry, de los Dallas Stars, han recibido suspensiones.

Por un lado, el defensa canadiens de los Kings no podrá jugar dos partidos por su golpe a Ivan Provorov, en el partido que vencieron por 5-3 a los Philadelphia Flyers. El Departamento de Seguridad declaró que, en el accidente, la cabeza de Provorov resultaba ser el principal punto de contacto y que podía haberse evitado.

Los siguientes enfrentamientos de la franquicia angelina son contra Nashville Predators y ante Columbus Blue Jackets, partidos que no podrá jugar MacDermid. Este regresaría el 8 de enero para enfrentar a los Stars. Lo más importante de todo esto es que, Provorov, hombre importante de los Flyers, no ha sufrido daños mayores y continúa su participación en el hielo sin problema.

Por otro lado, la franquicia de Dallas no podrá contar con Perry durante cinco juegos. El winger canadiense asentó con un codazo a Ryan Nash de los Predators en el encuentro de Año Nuevo disputado en el Cotton Bowl Stadium y que se llevaron los Stars, 4-2. Perry fue penalizado gravemente y con mala conducta. Además, perderá 40.322'60 dólares según el acuerdo con su promedio salarial anual, dinero destinado al fondo de "Players' Emergency Assistance". 

Después del duelo con Nashville, Dallas ha jugado con los Detroit Red Wings, a quienes superaron por 4-1, y sus siguientes cuatro compromisos son: Kings, Anaheim Ducks, San José Sharks y Blue Jackets.