Super Bowl XLVI - Los Giants ganan de nuevo la Superbowl - Historia Deportiva

Reciente...

📖Mis Artículos 🏈ASH Football 🏀Tiempo Muerto NBA 🏒NHL Vavel
HISTORIA DEPORTIVA

6 de febrero de 2012

Super Bowl XLVI - Los Giants ganan de nuevo la Superbowl

Los Giants volvieron a hacerlo. Cuatro años despuĂ©s fueron capaces de remontar un partido que cuatro minutos antes de su final estaba en manos de unos Patriots que ganaban 17-15, tenĂ­an la posesiĂłn y cabalgaban sobre el reloj en la yarda 44 rival. El cuatro parecĂ­a el nĂșmero mĂĄgico de un partido que coronĂł a Eli Manning como dios del Olimpo, remontador de finales y MVP del partido. Cuatro fueron los puntos de diferencia en el resultado final. Cuatro son las Super Bowls que esperaban tener los de New England en sus vitrinas tras esta noche. Este es su cuarto anillo.

A falta de esos cuatro minutos, en la yarda 44, Tom Brady lanzó un pase milimétrico a Wes Welker. Un balón de partido y de punto y final. Pero Welker lo dejó caer. Y desde ese momento todo quedó claro. La historia se iba a repetir. Eli Manning se atravesaría el campo para remontar. La defensa de los Patriots se desviviría, pero sería incapaz de frenar a un QB que ya había pasado por ese mismo camino y no necesitaba que le guiaran.

El entrenador de los Patriots, Bill Belichick, tan sabio como siempre, hizo una Ășltima jugada maestra y se dejĂł anotar un touchdown. Ser apuñalado era la Ășnica manera de seguir vivo. Le iba a quedar un minuto para soñar con un milagro final. Tom Coughlin, el jefe de la otra banda, intentĂł una conversiĂłn de dos para comerse algĂșn segundo mĂĄs. No habĂ­a piedad para el moribundo. Los Giants ganaban 21-17 y los Patriots tenĂ­an que atravesarse el campo en menos de un minuto.

Con medio minuto aĂșn estaban en su propia yarda 33. Con diez segundos por jugar, en el medio campo. Y llegĂł el momento de rezar. De lanzar un 'Hail Mary', un 'Ave MarĂ­a' al mogollĂłn, un disparo al bulto en la zona de anotaciĂłn contraria, mientras el pĂșblico en pie rezaba al unĂ­sono. Cada uno para que el balĂłn cayera en manos de los suyos. Tom Brady lanzĂł la bomba. El universo el football americano siguiĂł su vuelo conteniendo el aliento. Interminable. El melĂłn llegĂł a un mar de manos que lo reclamaban como el tesoro mĂĄs grande. Y fue botando de un jugador a otro, sin decidir su destino, para caer mansamente al suelo sin que nadie pudiera poseerlo. Los Patriots se quedaron a una yema de los dedos de ganar la Super Bowl. A un instante de magia que les dio la espalda hace cuatro años y esta vez tampoco quiso tener nada con ellos. FUENTE