Jenson Button (McLaren) se ha impuesto en el GP de Australia, carrera que abre el Mundial. Lógicamente, el piloto británico es el primer líder del Mundial de F1. Fernando Alonso (Ferrari) hizo una gran carrera, lastrado por su mala calificación del sábado, y acabó quinto en Albert Park. Vettel (Red Bull) y Hamilton (McLaren) secundaron en el podio a Button.

Fernando Alonso enmendó su error del sábado con una actuación fantástica. El piloto asturiano volvió a demostrar que es, más que posiblemente, el mejor piloto de la parrilla. Hizo una salida antológica (adelantó a cuatro pilotos en la primera curva), adelantó a varios pilotos en pista y encimó a Rosberg para acabar en quinta posición tras el abandono de Schumacher. También hay que decir que le favoreció la aparición en pista del Safety Car cuando ya había hecho una de sus paradas en boxes.



La escudería de Woking demostró en carrera que es la que mejor ha hecho los deberes en invierno. Además de la brillante actuación de Jenson Button, Hamilton acabó en tercera posición, por detrás de Vettel (Red Bull).

Los Red Bull mejoraron mucho sus prestaciones en relación a la calificación y demostraron que no entregarán fácil el cetro de la F1. Vettel terminó en segunda posición y Webber en la cuarta.