Anna Boada, quien fuera bronce mundial en dos sin timonel en 2018 junto a Aina Cid, sorprendió al anunciar su retirada del remo profesional durante la Gala de la Federación Española de Remo leyendo una emotiva carta donde confesaba ser víctima de una profunda depresión.

La última recaída de Boada tuvo lugar el pasado mes de septiembre tras la disputa de los Mundiales de Plovdiv. La Federación, que estaba al tanto de la enfermedad de Anna, trabajaba ya en un relevo de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, donde Aina Cid podría formar pareja con Virginia Díaz, bronce en skiff en los últimos Mediterráneos.

La barcelonesa de solo 26 años se retira después de estar 8 temporadas compitiendo por todo el mundo, desde que debutó en el Mundial Junior de 2010 donde acabó 5ª en el JW4-. Como grandes logros, tiene en su haber un metal de bronce conseguido en la Copa del Mundo de Varese (Italia) en 2016, logrado en dos sin timonel femenino sub-23, y en ese mismo año se hizo de oro en la Última y Europea Regata de Clasificación Olímpica de Lucerna, Suiza, también en la misma prueba pero ya en categoría sénior.

Dicho año fue olímpico y obtuvo junto a Aina Cid el diploma olímpico al acabar 6ª en la final del W2- disputado en Río de Janeiro. El Mundial de Sarasota de 2017 vio como el dúo terminaba 5º, pero por fin pudieron subir a un podio mundialista en 2018, siendo terceras en Plovdiv.