Charles Leclerc completaba una carrera de lujo. Obtuvo la pole position y pese a una pequeña interrupción de Sebastian Vettel, el nacido en Mónaco dominaba la carrera desde el principio. Hasta que un fallo en el motor, una disminución de potencia de su Ferrari, le quitó la que sería su primera victoria en la Fórmula 1.

Quien celebró la victoria fue Lewis Hamilton. El británico no brillo en Bahrein, pero hizo lo que mejor sabe hacer: competir. Leclerc, el joven de 21 años, lideraba escapado varios segundos con respecto a su compañero alemán, quien servía como escudero dada su imposibilidad de darle caza.

Inexplicablemente, Vettel cedió a la presión de Hamilton y sin mediación alguna su coche realizó un trompo que lo mandó al 9º lugar, aunque al final alcanzó el 5º puesto. Con la disminución de potencia, a Leclerc solo le quedaba luchar por el segundo puesto. No obstante, la gran diferencia que había logrado acumular se hizo nada ante la arremetida de Valteri Bottas, que a falta de 10 vueltas logró darle a Mercedes un doblete inesperado. FUENTE