Simona Halep arrolló hoy por doble 6-2 a la estadounidense Serena Williams y, por primera vez en su vida, conquistó el título del torneo de Wimbledon, tercer Grand Slam de la temporada. Para la jugadora rumana, número 4 del mundo, este representó su segundo trofeo de Grand Slam, tras el alcanzado en el Roland Garros de 2018.

Halep necesitó apenas 55 minutos para derrotar a Williams. La estadounidense, que buscaba su octavo cetro en Wimbledon, se quedó con las ganas de coronarse por 24ª ocasión en torneos Grand Slam y de alcanzar a la australiana Margaret Court como máximas ganadoras de "majors" individuales femeninos.

Por segundo año consecutivo, Serena perdió en la lucha por el título. Y es que Halep se mostró intratable. Fue uno de esos días en los que, bola que tocaba Halep, o bien tocaba las líneas o sus continuas carreras dejaban boquiabierta a Williams, incapaz de salvar su frustración, y en continua pelea con ella misma. La estadounidense, que empezó el partido cediendo su saque, necesitó 13 minutos para ganar su primer juego de la final, cuando ya Halep había puesto distancia de por medio y dominaba por 4-1.

El servicio de Halep se había mantenido inabordable y el de Serena aparecía errático y sin apenas efectividad. Ni siquiera sus notas, celosamente guardadas en la bolsa, parecían surtir el efecto psicológico esperado.

Nada surtía efecto en el juego de Serena, que tras ceder el primer set en 26 minutos, volvió a ceder su saque otras dos veces más en el segundo parcial. La velocidad de Halep, que hasta llegar a la final había recorrido 11.781 metros, por los 7.249 metros de Serena, se puso de manifiesto en la final. Simona corrió como si le fuera la vida en ello. FUENTE


WIKIPEDIA