En un Palau Sant Jordi lleno hasta la bandera, la selección española de patinaje artístico logró cinco nuevas medallas en los World Roller Games, una de oro, dos de plata y dos de bronce.

La primera se la colgó Carla Escrich, quien mantuvo su posición del día anterior en el corto al conseguir 144.06 puntos en el libre. Hubo doblete italiano, con Rebecca Tarlazzi (167.07) y Letizia Ghiroldi (165.17) como protagonistas.

A continuación, entraron en escena Sergio Canales, Pere Marsinyach y Llorenç Alvarez, que terminaron segundo, tercero y quinto respectivamente en el programa corto. Pere Marsinyach se proclamó subcampeón del mundo con 225.84 puntos en el libre, Sergio Canales subió al tercer escalón del podio (207-72) y Llorenç Álvarez permaneció en quinto lugar (188.61). Luca Lucaroni resultó inalcanzable, sumando hasta 247.72 puntos en dicho programa libre.

Seguidamente, se celebraron los cuartetos con también doblete Italia (132.90 puntos el oro y 127.10 la plata) y metal bronceado para el conjunto portugués (120.20), dejando a España la cuarta plaza (Fiona Puig, Aixa Maria Rodas, Patricia Cutrinas y Maria Perise) con 111.80 puntos totalizados.

Por último en los grupos show, medalla de oro para el CP L’Aldea, que dio un espectáculo que entrará en los anales de la historia del Palau Sant Jordi (131.30). En segunda posición y medalla de plata finalizó el CPA Gondomar con una actuación increíble (128.20), por delante de un equipo italiano.