En un combate tremendamente igualado, ante una rival con oficio, que la obligó a adaptarse a su boxeo para agotar los diez asaltos, Joana Pastrana cedió su título mundial del peso mínimo (IBF) en su tercera defensa. La púgil española perdió a los puntos en Puerto Banús, ante la costarricense Yokasta Valle, que lograba su 20ª victoria profesional, por 2 derrotas, las mismas que acumula Pastrana en 17 combates. 

Fue un veredicto quizá algo más holgado de lo que pareció el combate: 96-94 a favor de la española y dos tanteos de 93-97 para la nueva campeona, que si en algo fue superior fue en su acometividad incesante. Pastrana tanteó inicialmente la distancia con su izquierda, mientras Valle intentaba romper su guardia con rapidísimas combinaciones, pero se encontraba con buenas réplicas de Pastrana.

Valle midió mejor sus arremetidas en el tercer asalto, colocando algunos rectos de derecha que nivelaban el combate. Ninguna de las púgiles rehuían el intercambio de golpes, la costarricense siempre atacando, en ocasiones usando peligrosamente la cabeza, por lo que fue amonestada; la española, con unas contras eficaces, bien plantada en la lona, sorteando la bravura de su rival, que en el séptimo asalto consiguió conectar sus golpes más precisos hasta entonces.

Con el combate en el alero y un asalto por disputar, las dos púgiles salieron a buscar el golpe o la serie que resolviera el virtual empate. Fue un intercambio sin tregua, en el que Pastrana entró valientemente. Pero los zarpazos ya carecían de la precisión necesaria para acortar siquiera por unos segundos un combate que se llevó Valle, nueva campeona mundial del peso mínimo. FUENTE