Una de las divisiones más divertidas y competitivas de los últimos años ha sido la NFC Sur. En esta temporada, salvo sorpresa grata de los Tampa Bay Buccaneers, Carolina Panthers y Atlanta Falcons lucharán por ponérselo lo más difícil posible al favorito.

Los New Orleans Saints, tras quedarse en la polémica Final de Conferencia Nacional el año pasado, son los elegidos a priori para vencer en esta división, pero esperamos que esta temporada sus rivales se lo pongan más difícil que hace un año. Falcons y Panthers no dieron la talla y acabaron con récord negativo de 7-9, mientras que los Buccaneers siguieron sin encontrar su sitio (5-11). En esta ocasión, os analizamos en ASH a las cuatro franquicias de la NFC Sur.

New Orleans Saints

El mismo bloque, las mismas ganas de ganar partidos y el mismo objetivo: el segundo anillo de los Saints. El equipo de Louisiana se ha movido poco en la agencia libre, solamente para sustituir bajas. Mark Ingram puso rumbo a Baltimore y lo suplirán con Latavius Murray, quien viene de hacer en los Vikings su mejor promedio, descontando el año de su debut: 4'1 yardas avanzadas por carrera. También se fue Benjamin Watson, a los Patriots, pero se hicieron con el TE experimentado que jugaba en Oakland, Jared Cook, y que el curso pasado reventó sus estadísticas (896 yardas y 6 touchdowns).
Ambas nuevas figuras de los Saints completarán la tremenda ofensiva que lidera, a sus 40 años y casi mejor que nunca, Drew Brees. El quarterback, junto a los imparables Michael Thomas y Alvin Kamara, vienen de promediar 31 puntos por jornada. Y pretenderán reafirmarse esta temporada, contando además con el recuperado Ted Ginn Jr. o el joven Tre'Quan Smith. Una mayor implicación de los receptores secundarios (Kamara y Thomas fueron los únicos que recibieron más de 35 veces), y una mayor constancia de la línea ofensiva, facilitará mantener a los Saints como uno de los mejores ataques de la liga otra vez.
La defensa ha sufrido aún más cambios. El DE Alex Okafor marchó a los Chiefs, por lo que será el joven de tercer año Marcus Davenport el titular por la derecha. Con Cameron Jordan al otro lado ejerciendo de líder, por dentro de la línea estarán la promesa de Sheldon Rankins y Malcom Brown, llegado desde los Patriots. Sin embargo, Rankins se lesionó en los Playoffs y posiblemente no participará en el inicio de la regular season, por lo que tendrán que entrar en acción veteranos como Sylvester Williams. Como linebackers figurarán Demario Davis, AJ Klein y Alex Anzalone.
Por último, en la secundaria nos encontramos garantías como Marshon Lattimore, Eli Apple y Patrick Robinson, pero los safeties aún carecen de la suficiente experiencia. Marcus Williams y Vonn Bell lideran a un grupo reforzado en el draft con el esperanzador Chauncey Gardner-Johnson y Saquan Hampton. Sin duda, mucha presión para la defensa de Sean Payton que cada vez es más joven.

Atlanta Falcons

Las lesiones menguaron un equipo con el que todos se ilusionaban en el verano pasado. Pero Devonta Freeman ya practica en esta offseason. El linebacker Deion Jones, nueva estrella emergente, estará de vuelta tras jugar solo 6 partidos en 2018, y se espera recuperar la línea profunda que protagonizan Keanu Neal y Ricardo Allen. Desmond Trufant fue de los pocos que pudieron completar los 16 partidos.
Así, en defensa parece que recuperarán sus mejores efectivos, donde se añadirán los rookies Kendall Sheffield y Jordan Miller para la secundaria, y John Cominsky y Adrian Clayborn darán profundidad a la línea. Una DL en la que se encuentran una temporada más hombres como Vic Beasley, DeAdrin Senat, Grady Jarrett y Takkarist McKinley.
Si la defensa tiene grandes nombres, poseen aún más en el otro lado del campo. Con Dirk Koetter como nuevo coordinador ofensivo, Matt Ryan tiene brazo y armas para que estos Falcons, de los que muy pocos hablan, puedan dar la campanada. Y es que al QB le sobran destinos. Seguirá contando con uno de los receptores más prestigiosos de la liga, Julio Jones, con el novedoso Calvin Ridley que maravilló a todos el año pasado y con los seguros Mohamed Sanu y el TE Austin Hooper, incorporando además a Luke Strocker.
Y si todo ello se complementa con el mejor Freeman en el backfield, Atlanta podrá soñar con grandes cosas. Además, fortalecieron especialmente la línea ofensiva, en la que solo permanecen Alex Mack y Jake Matthews. Emplearon dos primeras rondas en Chris Lindstrom (OG) y Kaleb McGary (OT), y se trajeron en la agencia libre a James Carpenter de los Jets (OG) y a Jamon Brown de los Giants (OT). Y es que Ryan en 2018 fue capturado en 42 ocasiones, la segunda mayor cantidad de su carrera.
Sin duda, estos Falcons de Dan Quinn, y todo ello si les respetan las lesiones, podrían ser unos grandes tapados de la temporada.

Carolina Panthers

Novena temporada de Ron Rivera en Carolina y los fans esperan que su continuidad no sea en balde. Desde aquél 15-1 y presencia en la SuperBowl que lograron en 2015, los Panthers en las tres últimas temporadas han estado a años luz de esos hitos.
Mucha presión para el head coach en este curso que se avecina y no lo tendrá fácil. Su mejor jugador se encuentra rodeado de rumores acerca de su estado de salud tras pasar por segunda vez su hombro derecho por quirófano. Aunque la franquicia asegura que Cam Newton está en plena forma. Incluso medios cercanos al equipo aseguran que se encuentra cambiando su mecánica de lanzamiento para reducir sus jugadas de carreras y, con ello, el peligro de lesión. Pero la gente no se fía del todo y, para colmo, en tercera ronda seleccionaron al QB Will Grier de West Virginia. Demasiada incertidumbre en el puesto de quarterback.
Con Newton iniciaron la temporada 2018 con un sorprendente 6-2 y, cuando empezaron las molestias en el hombro, cedieron 7 partidos seguidos y echaron por tierra la temporada. Si esto vuelve a ocurrir, los Panthers no pueden permitir que la historia se repita un año más. Y para ello deberá aparecer el hombre de moda en Carolina, Christian McCaffrey. De hecho, muchos periodistas esperan que el running back alcance por fin las 1000 yardas terrestres y aéreas, algo que no logra nadie desde Marshall Faulk en 1999. En 2018 completó 1098 yardas de carrera y 867 de pase, participando en el 91'3% de los ataques de su equipo.
Junto al multitareas McCaffrey, Newton tendrá a DJ Moore, Curtis Samuel e incluso ahora a Chris Hogan como principales receptores, incluyendo siempre, si las lesiones se lo permiten, al TE Greg Olsen. En la recámara estarán el RB Cameron Artis-Payne o los TE Chris Manhertz e Ian Thomas. Y en la OL también tienen caras nuevas, como el rookie LT Greg Little o el center Matt Paradis.
Ya quedó atrás aquél grupo defensivo dominante del 2015, del que se cayó este veterano el retirado Julius Peppers. Pero el grupo progresa año tras año. El pick 16 lo emplearon en Brian Burns, DE que sustituirá a Peppers, e incorporaron al DT Gerald McCoy y al DE Bruce Irvin. Junto a Dontari Poe, y al estrella Luke Kuechly, presentan un front-seven de gran calibre para recuperar garantías en el pass rush, el cual fue el sexto peor de la liga (solo 35 sacks).
Los jóvenes cornerbacks James Bradberry y Donte Jackson se han asentado en la liga. El sophomore Rashaan Gaulden y el habitual Eric Reid serán los safeties de una defensa esperanzadora en Carolina.

Tampa Bay Buccaneers

El nuevo head coach Bruce Arians ha invadido de ilusión a los aficionados más piratas, pero estos no podrán contar con Jason Pierre-Paul al comienzo de la temporada. Sufrió en mayo un accidente de coche que le ha lesionado el cuello y lo tendrá de baja varios partidos del arranque de la regular season. Esto influirá notoriamente en una defensa que fue la peor en cuanto a puntos encajados en 2018. A pesar de todo, un año más este equipo será tremendamente impredecible.
La principal incertidumbre recaerá en el puesto de quarterback, en ver si Arians puede hacer de Jameis Winston un verdadero QB titular de esta NFL. En la última temporada Winston visitó el banquillo en varias ocasiones, entrando el inestable Ryan Fitzpatrick, quien disputó incluso la mitad de los encuentros de la temporada de Tampa Bay. Que por cierto, "Fitzmagic" ya no está, pues regresó a la AFC Este, esta vez a Miami.
A Winston le protegerán los mismos que el año pasado, Donovan Smith, Ali Marpet, Ryan Jensen y Demar Dotson. Solo añadieron al RG Earl Watford. Las jugadas de carrera seguirán pasando por las manos de los irregulares Peyton Barber y Ronald Jones, mientras que Mike Evans asume el cargo, por si ya no lo ostentaba, de principal WR del equipo, tras la fuga de DeSean Jackson a los Eagles. Chris Godwin, Breshad Perriman, y los TEs O.J. Howard y Cameron Brate, también son armas de gran utilidad para Winston.
Saltando a la defensa, se vislumbraba un solar que se ha renovado vía draft y agencia libre. Llegaron veteranos y rudos como Ndamukong Suh y Shaquil Barrett. Vita Vea, y Lavonte David, junto al pick número 5, el linebacker prometedor Devin White, completarán un front-seven que puede ser muy curioso. A pesar de que se despidieron de Gerald McCoy y Kwon Alexander.
Por último, las tres siguientes elecciones fueron para la secundaria, donde solamente se salvaba Vernon Hargreaves. Sean Bunting y Jamel Dean darán relevo a Carlton Davis, mientras que el safety Mike Edwards se unirá al grupo liderado por Kentrell Brice, ex de Packers, y Justin Evans.
Ojalá veamos al mejor Winston con el carácter ofensivo y ganador que caracteriza a Arians, y que la defensa dé un paso al frente. Todo para que, por qué no, los Buccaneers también entren en la pelea por esta NFC Sur.