Carolina Marín, tras 8 meses de ausencia por lesión en su rodilla derecha (rotura del ligamento cruzado anterior), se proclamó vencedora del Abierto de China de bádminton tras vencer en la final a la taiwanesa Tzu Ying Tai, la número 4 del mundo, por 14-21, 21-17 y 21-18.

Ganó el título del Victor Open de Changzhou en un partido largo (1 hora y 5 minutos) y tras una semana jugando casi a diario. La recuperación de Carolina es total y su juego sigue impecable: agresivo y ganador.

Para añadir más épica, a Carolina le tocó remontar un partido que Ying Tai arrancó con control total. El 14-21 del primer set así lo reflejaba. Además, la taiwanesa había ganado 7 veces de 11 a la andaluza. Los datos no invitaban a creer en el triunfo, pero Marín es una jugadora genial tanto en el plano físico como psicológico y si algo no funciona es capaz de encontrar fórmulas para desmontar a su rival. Así sucedió con Ying Tai, que se desmoronó ante el torbellino que desató Carolina: 21-17 y 21-18. FUENTE