El piloto español Marc Márquez (Repsol Honda) se ha proclamado por sexta vez campeón del mundo de MotoGP después de ganar en la carrera del Gran Premio de Tailandia, 15ª cita del Mundial de motociclismo, tras superar en la última vuelta al francés Fabio Quartararo (Yamaha), y de que su único rival por el título, el italiano Andrea Dovizioso (Ducati), terminase cuarto.

Con solo 26 años, el de Cervera continúa haciendo historia al conquistar su sexto título de la categoría reina (2013, 2014, 2016, 2017, 2018 y 2019) y el octavo de su carrera (125 cc en 2010 y Moto2 en 2012), y todo al asegurarse el cetro a falta todavía de cuatro pruebas para el final, algo que hasta ahora solo habían logrado Mick Doohan y Valentino Rossi.

Tenía que terminar por delante de Dovizioso (215 puntos tras este Gran Premio) y sacarle dos puntos para ser campeón (325 para Marc). El 'poleman', Fabio Quartararo (Yamaha), conseguía defender su posición de privilegio en el arranque de la prueba en Buriram, y Márquez subía una posición desde la tercera plaza para ponerse a su rueda; llegó incluso a adelantarle en la vuelta 2, pero cedió tras irse largo en una curva. Dovi, mientras, marchaba cuarto tras salir séptimo.

El carácter del campeón salió una vez más a relucir. Lejos de relajarse, sabiendo que con esa posición le bastaba para revalidar su corona, inició una frenética lucha con el rookie de Niza, intercambiándose vueltas rápidas y consiguiendo bajar del 1:30 en el trazado tailandés. Por detrás, Maverick Viñales (Yamaha) hacía de cordón de seguridad, tercero, entre los dos aspirantes al título. Este completaría el podio por delante de Dovizioso y de Alex Rins (Suzuki)

La carrera avanzaba y la gloria se aproximaba. A falta de cuatro giros, hizo su primera intentona de superar al francés, pero se fue largo en la curva. No dejó de buscarlo y lo encontró al principio de la última vuelta, cuando logró confirmar su adelantamiento y, aunque Quartararo no se rindió y llegó a pasarle, recuperó su posición para ver primero la bandera a cuadros y proclamarse campeón del mundo. FUENTE