El alemán Sebastian Vettel (Red Bull) venció hoy con claridad en el Gran Premio de la India, donde el español Fernando Alonso (Ferrari) quedó segundo tras realizar una espectacular carrera en la que partía quinto en la parrilla. El germano dominó la carrera de principio a fin y consiguió así su cuarto triunfo consecutivo, con el que amplía a 13 puntos su diferencia en el Mundial sobre el asturiano a falta de solo tres citas (Abu Dabi, EEUU y Brasil) para que finalice el campeonato.

La de hoy es la vigésima sexta victoria en su corta carrera para el vigente campeón de Fórmula Uno, a quien solo le faltó completar la vuelta rápida para cerrar un fin de semana perfecto como ya hiciera en 2011, año del estreno del circuito indio de Buddh.

Por detrás de Vettel y Alonso completó el podio el australiano Mark Webber (Red Bull), y después se situaron los dos pilotos de la escudería McLaren, los británicos Lewis Hamilton, cuarto, y Jenson Button, que fue quinto.



El asturiano, consciente de la necesidad de pegar fuerte desde el principio para no perder el hilo de Vettel en la puja por el título, intentó adelantar a los dos pilotos de McLaren ya en la salida aunque finalmente solo lo consiguió con Hamilton.

Se salvó Button en esta primera embestida, pero la alegría le duró poco al inglés pues el bicampeón mundial volvió a atacar en la quinta vuelta, y en esta segunda ocasión su maniobra fue exitosa.

A partir de ahí el español de Ferrari comenzó una lenta y paciente caza al australiano Webber, único obstáculo hacia un Vettel que aumentaba su ventaja a razón de medio segundo por giro.


Logró su objetivo en el último tramo de carrera gracias a un brillante adelantamiento al australiano, que le dejó, no obstante, a trece vueltas del final de la carrera, con pocas posibilidades de plantar cara a Vettel, que ya contaba entonces con un insalvable colchón de doce segundos.