El estadounidense Phil Mickelson ganó este domingo el Open Británico al finalizar con una última tarjeta de 66 golpes para un total de 281, tres por debajo del par, y sumar así su quinto torneo del Grand Slam.


Mickelson, de 43 años, fue el mejor en el circuito costero de Muirfield, en Escocia, muy seco y rápido debido al tiempo soleado y caluroso. Suma su quinto major tras haber ganado en tres ocasiones el Masters de Augusta (2004, 2005 y 2006) y el PGA en 2005. Su mejor resultado en el 'British' era la segunda plaza que logró en 2011.

Logró seis birdies, incluyendo dos de forma consecutiva en los hoyos 17 y 18. El sol, que ha brillado con fuerza en Escocia en las dos últimas semanas, dejó un recorrido de Muirfield muy complicado, en el que Mickelson fue el único capaz de terminar por debajo del par del campo.

Su compatriota Tiger Woods, número uno del mundo y que había finalizado el sábado a sólo dos golpes del liderato, tendrá que esperar para sumar su 15º Grand Slam. La última vez que ganó uno de los grandes fue el Open de Estados Unidos en 2008. El inglés Lee Westwood, que afrontó este domingo el último recorrido como líder en solitario con dos golpes sobre Woods y Hunter Mahan, finalizó en la tercera plaza.

Westwood concluyó con 285 golpes, los mismos que su compatriota Ian Poulter y el australiano Adam Scott, vencedor del Masters en 2013. El segundo puesto fue para el sueco Henrik Stenson (284). Els, que defendía el título que logró el año pasado, acabó lejos de la cabeza, en el puesto 26º con un total de 292 golpes, a 11 de Mickelson.