Llegaba la octava final para la selección noruega de balonmano, y después de perder la final de 2012, consiguen su sexto campeonato europeo en Hungría y Croacia, derrotando 28-25 a España. Las "Guerreras" españolas no pudieron remontar un parcial de 4-0 en la segunda mitad y se quedan con la plata, una medalla que ya consiguieron hace 6 años y que se vuelven a meter en lo más alto de Europa.

En la final destacaron: la mejor portera del campeonato, Solberg, que consiguió 16 paradas, 10 de ellas en la segunda mitad evitando la reacción de España, Koren consiguió 10 goles de 10 tiros efectuados, y Nerea Pena también anotó 10 tantos.

En la primera parte todo pintaba muy bien para las españolas, pues a pesar de la gran efectividad inicial de Noruega, éstas tuvieron 5 perdidas en 13 minutos, y España se marchaba 3-7. Gracias a la aparición de Silvia Navarro, que comenzó a deslumbrar en el encuentro y acabó con 8 intervenciones en el primer tiempo, se mantuvo la diferencia y se fueron al descanso con un favorable 12-10 que sabia en esos momentos a gloria. Por ahora impedían hacer pérdidas para que el contraataque tan duro noruego fuese parado.



Sin embargo, Noruega arrancaba como una moto el segundo tiempo y tomó la delantera. Aunque España se aferraba al marcador por medio especialmente de Marta Mangué, que se recuperó de su marcador en blanco tras tirar 4 veces en los primeros 30 minutos y consiguió una racha de 3/3 goles. Y el partido fue casi sentenciado en el minuto 45, cuando las noruegas ganaban ya de 4 goles de diferencia gracias a un parcial de 4-0 (24-20). Una última esperanza llegó para las españolas, pues las escandinavas no pudieron anotar en los siguientes 5 minutos, y recibían un parcial de 2-0 que dejaba aún la final en el aire. Pero Koren volvió a aparecer y el marcador pasó al 28-25 con dos goles consecutivos.