Javier Gómez Noya se exhibió en la octava prueba de las Series Mundiales de triatlón, disputada en Estocolmo, donde se impuso con autoridad para encarrilar su quinto título universal.

Gómez Noya aprovechó la ausencia, entre otros de los hermanos Brownlee, para ser el mejor en la capital sueca, donde marcó un tiempo de 1h49:33 y una ventaja de 45 segundos sobre el portugués Joao Pereira
Gómez Noya supo alcanzar al grupo cabecero en el tramo de ciclismo junto a Vicente Hernández, mientras que el retraso en la natación fue un lastre muy costoso para Mario Mola y Fernando Alarza.
De hecho, Gómez Noya y los primeros fueron aumentando su ventaja sobre el grupo en el que iba Mola. Su diferencia al entrar en el tramo a pie era la de 1:25.
En la carrera final, Gómez Noya se instaló en cabeza y demostró su superioridad sobre sus compañeros para ganar la prueba sin problemas, lo que de paso le permite eliminar su peor puesto de la temporada e incrementa su ventaja en la general sobre Mola.
"No me sentí bien en la natación, estaba como un poco dormido al principio, así que cuando me vi tan lejos luché en la segunda vuelta para recortar distancias. Creo que fui el último en entrar en el primer grupo en la bicicleta", explicó.
Gómez Noya apuntó que la primera vuelta del sector de bicicleta fue intensa y luego trataron de mantener la distancia con el segundo grupo. "Sabía que tenía una buena oportunidad de ganar, y me sentí bien en la carrera a pie porque tenía el control del ritmo, así que estoy muy feliz", dijo.
El gallego en principio participará el próximo fin de semana en el Campeonato del Mundo Ironman 70.3, donde intentará revalidar su título mundial.
En Edmonton (Canadá) se disputará el fin de semana del 5-6 de septiembre la última prueba de las Series Mundiales, y la gran final tendrá lugar en Chicago del 15 al 19 de dicho mes.
Vicente Hernández, que hizo una buena carrera a pie, logró una brillante séptima plaza, Alarza terminó décimo y Mola se tuvo que conformar con la duodécima posición.
En el lado femenino, llegó la antepenúltima prueba de las Series Mundiales femeninas de Triatlón a Estocolmo, y Sarah True repitió triunfo en la capital sueca. La medalla de plata fue para su compatriota estadounidense Zaferes, por delante de Andrea Hewitt, que estuvo en la lucha por el segundo puesto hasta el final.

A la salida de la bicicleta, se formó un grupo de unas 10 triatletas, entre las que despuntaba en los primeros metros Sarah True. La estadounidense mantuvo un pulso durante la 1ª mitad del recorrido con la neozelandesa Andrea Hewitt, que no ha durado mucho, ya que True ha acelerado el paso para desmarcarse de Hewitt y lograr la victoria por 2º año consecutivo. La española Tamara Gómez consiguió una meritoria 21ª plaza.


Fuente: EFE