El francés Sébastien Ogier, vigente doble campeón del mundo y líder sólido del Mundial esta temporada, dio este domingo la primera victoria a Volkswagen en su país, en el Rally de Alemania

"Este éxito representa mucho, porque en los dos últimos años tuvimos muchos errores", confió Ogier, feliz tras la victoria.
Para mejorar esto, el constructor alemán realizó un triplete, el tercero de la temporada, gracias al buen comportamiento del finlandés Jari-Matti Latvala, voluntarioso como acostumbra y al noruego Andreas Mikkelsen, más calculador y que se dedicó desde el sábado a probar reglajes para el Rally de Francia.
El viernes por la mañana, ya se clarificó la clasificación al termino de la primera especial. La tabla final muestra la pujanza del Volkswagen que se llevó 20 de las 21 especiales, dejando las migajas de la ES18 para el británico Elfyn Evans, con un Ford Fiesta RS.
Ogier dejó el liderato de la carrera de manera breve, durante dos especiales al inicio del Rally, a su adversario por el titulo, Latvala, que a pesar de su segunda plaza y ganar la Power Stage, se distancia hasta los 93 puntos en la general del campeonato del Mundo.
"Un tercer título se aproxima", reconoció el francés, que podría ser campeón en la cita australiana.
Este fin de semana, "los intereses del equipo eran los superiores a los míos", explicó considerando que su victoria estuvo dibujada en dos etapas.
"Guerra psicológica" 
En Moselland 1 (ES3), Latvala se impuso, tomando el liderato, mientras que Ogier fue más prudente. En el segundo paso, el francés recuperaba la primera plaza tras ser el más rápido en Moselland 2 (ES7) y sobrepasaba al finés, que se estaba mostrando imbatible.
Vencedor de esta pequeña batalla psicológica y con poco menos de diez segundos al finalizar el viernes, Ogier pudo atacar el sábado en el tramo mítico del Rally, el famoso Panzerplatte, recorrido en dos ocasiones (ES13/ES16). Con una longitud de 45 kilómetros, rodeado de pequeñas trampas concretadas en trozos de roca intransitables, este tramo, situado en un campamento militar, suele acoger a blindados.
Al término de estos peligrosos 90 kilómetros, Ogier sumó 22 segundos a su ventaja y dejaba a una treintena de segundos al escandinavo. Latvala, que ganó el pasado Rally de Finlandia hacia quince días, sigue sin poder conseguir dos pruebas del Campeonato Mundial (WRC) seguidas.
"El objetivo era llevar los coches de vuelta a casa", dijo entonces Latvala, pero luego tomó muchos riesgos en la Power Stage, una especial en la que se salio de pista y perdió toda esperanza de ganar el rally en su pasada edición.
Con Mikkelsen orientado en gestionar su ventaja con el español Dani Sordo, las posiciones del Rally de Alemania estuvieron claras desde un principio, sobre todo con la salida de pista (ES6) del británico Kris Meeke (Citroën DS3), único piloto que parecía capaz de seguir el ritmo de cabeza.
Con este nuevo abandono y la modesta 7ª plaza del noruego Mads Ostberg, la marca francesa pierde la segunda plaza de la clasificación de constructores en beneficio de Hyundai.
El constructor surcoreano colocó a sus dos pilotos, Dani Sordo y Thierry Neuville, 4º y 5º respectivamente, lo que permite al conductor belga mantener la esperanza de estar entre los tres primeros al final del año.

Fuente: AFP