Holanda se ha clasificado por primera vez en la historia a una final de Campeonato del Mundo, al ganar cómodamente por 30-25 a la selección de Polonia.



La primera parte estuvo liderada por las holandesas, quedándose este primer parcial por una diferencia de 7 goles (15-8). La selección "oranje" tuvo más eficacia a la hora de batir a la portera contraria: Polonia, de 28 ataques sólo pudo aprovechar 8, mientras que Holanda marcó 15 veces también en las 28 oportunidades que tuvo.

La ventaja de goles empezó a pasar factura en la segunda mitad, y las polacas veían cada vez más lejos la final. Tess Wester era un muro, y mantuvo a su selección en pie cuando Polonia hizo un intento de cerrar brecha cuando se llegaron a acercar a 4 goles. Nycke Groot fue la jugadora más destacada en esta victoria finalmente cómoda para Holanda.