El brasileño Adriano de Souza se proclamó campeón del mundo de surf al vencer en la final del Pipe Masters a su compatriota Gabriel Medina, su sucesor en el título.

A pesar de que De Souza no era el favorito, una vez eliminado el australino Mick Fanning en semifinales empezó a creer en sus posibilidades. Fanning se había impuesto a Kelly Slater y se presentaba como el máximo aspirante a llevarse el Tour Championship WSL, pero fue De Souza quien terminó en primera posición de la general con 57.700 puntos, por delante de Fanning (54.650 pts) y Medina (51.600 pts).