Buen día se presagiaba en la esgrima olímpica y no iba a defraudar, a las primeras de cambio hubo sorpresas entre los favoritos en ambas armas y finalmente grandes asaltos y magníficos campeones.

 Empezamos con el florete femenino, donde se produjo la primera sorpresa del día donde una de las máximas favoritas la italiana Errigo caía después de ir ganando sobradamente ante la canadiense Eleanor Harvey que daba la campanada en esta ronda también caían las dos estadounidenses (Kiefer y Prescod) y la hungara Mohammed, en cuartos de final la canadiense Harvey estaba a punto de volver a dar la sorpresa ante la medallista de bronce la tunecina Boubakri pero esta tuvo sangre fría y sentenció el pase. En esta ronda quedaban las dos francesas (Guyart y Thibus).


Llegamos a las semifinales de infarto donde se impuso la lógica en la primera que enfrentaba a la tunecina y otra de las favoritas Elisa Di Francisca, la italiana controlo en todo momento el asalto y se impuso con claridad por un 12 a 9. En la segunda semifinal dos compatriotas, las rusas Deriglazova y Shanayeva se enfrentaron en un asaslto que no tuvo color ya que Deriglazova pasó por encima de su compañera ganando por un contundente 15 a 3.

 El combate por el bronce tuvo mucha emoción, sobretodo por parte de la africana que se sobrepuso a la derrota en semis y acabó venciendo a la rusa que acuso el palo de su compañera en la ronda anterior, finalizando el combate con un tanteo de 15 a 11 tocados.

 La gran final deparó un grandísimo asalto entre dos tiradoras que siempre estan lo más alto del ranking internacional y que cayó esta vez de parte de la rusa, no sin cierta emoción final ya que Di Francisca dió todo lo que tenía pero no fue suficiente, el resultado final fue de 12 a 11 para la rusa que se proclamaba campeona olímpica.


 El día prometía emociones fuertes con dos armas, y no fue menos ya que el sable masculino tampoco dejo indiferente a nadie y también estuvo cargado de sorpresas.

 A las primeras de cambio el favorito número uno el ruso Yakimenko caía inesperadamente ante el bulgaro Paskov por un apretado 15 a 14 pero no era la única sorpresa ya que el italiano Occhiuzzi y el estadounidense Dershwitz también perdían ante rivales de menor entidad pero que hicieron su mejor esgrima estos fueron el vietnamita Vu Than An y el belga Van Holsbeke. En segunda ronda los favoritos seguían cayendo ya que aquí se despedían el coreano Gu Bongil ante el iraní Abedini y el italiano campeonísimo Montano ante el ruso Kovalev este último era un durísimo rival para Montano pero plantó cara hasta el final (15-13).


 Ya en semifinales dos asaltos muy bonitos con una esgrima excelente la de los 4 tiradores, en la primera el hungaro Szilagyi ganaba, no sin trabajo al coreano Kim Jung-Hwan por 15 a 12 y en la segunda mucho más igualada el estadounidense acrobático Homer vencía en un ajustado final al iraní Abedini por 15 a 14.

 El asalto por el bronce estuvo igualado hasta el descanso pero tras la reanudación el coreano empezó a hacer su esgrima y se impuso con claridad al irani, muy cansado tras un gran torneo, el resultado final un 15 a 8.


 Y que decir de la gran final tuvo claro color hungaro ya que Szilagyi salió a por todas y eso se notaba, ya que al descanso se marchaba con un 8 a 4 y esa diferencia fue insalvable para Homer que intento todo para remontar pero fue imposible, el bicampéon olímpico, repitiendo el título de Londres, fue una bestia y dominó de principio a fin quedando el marcador en un 15 a 8.


Hoy comienza la competición por equipos con la espada femenina.

IÑAKI OCAÑA