De menos a más. Así ha sido la actuación de nuestros representantes españoles en esto últimos Juegos Olímpicos que se han celebrado en Río de Janeiro, Brasil. Tuvimos representantes (306 deportistas) en todos los 28 deportes, menos en fútbol, esgrima y pentatlón moderno, y finalizamos en el puesto 14º del medallero (tercera mejor posición, detrás del 13º en Atlanta y del 6º en Barcelona, igualando Pekín), con 17 medallas en total (7 oros, 4 platas y 6 bronces). Aunque finalizamos la primera semana con tan solo cinco metales, finalmente nos mantenemos en la media de medallas de los últimos años, igualando la suma de Londres y superando el número de oros de siempre (7) si no contamos con los trece de Barcelona 92. Pudieron ser muchas medallas más, pero nuevamente nos dimos un baño de diplomas olímpicos, pero esta vez, quedando en muchos y dolorosos cuartos puestos o cuartos de final. En definitiva, gran actuación española que podría haber sido la mejor de nuestra historia si no se hubiesen escapado tantas medallas que se acariciaron en múltiples disciplinas donde los nuestros estaban entre los favoritos. Resumamos en general la representación española en cada uno de los deportes:

Mireia Belmonte medalla de bronce
en los 400 m estilos de natación
Los Juegos Olímpicos comenzaron muy fuertes con la medalla de bronce de nuestra reina de la natación, Mireia Belmonte, en los 400 m estilos. Llegaba como la nadadora que más metros iba a recorrer en la piscina, pero finalmente no pudo acceder a todas sus finales notándosele el cansancio. Joan Lluís Pons consiguió clasificarse para la final de esa misma prueba pero masculina, dando la única alegría a la natación de hombres con el diploma tras finalizar 8º. Este primer día prometía mucho si tenemos en cuenta que se disputaba la carrera de ciclismo en ruta, pero "Purito" Rodríguez se tuvo que conformar con el diploma al terminar 5º a 17 segundos de la medalla. Eso sí, retirada a lo grande del ciclista español que deja el deporte este año. También prometía por la presencia de Rayderley Zapata, nuestro gimnasta de suelo que fue bronce en el último Mundial, y que no pudo realizar un ejercicio que sirviese para clasificarse para la final.

Con la primera decepción, del ciclismo español, pusimos todas las confianzas en Fátima Gálvez, que se plantó en la semifinal de foso al día siguiente. Se quedó a un plato de disputar el desempate para jugarse el oro, y en la pelea del bronce perdió con Cogdell al primer plato del shoot-off tras acertar ambas 13 platos. Sonia Franquet también nos ilusionó llegando a la final de pistola de aire 10m, pero concluyó en la 6ª posición lejos de las medallas.

Los metales empezaron a escaparse, y en el día 8 finalizó el rugby 7 femenino, deporte que volvía a unos Juegos Olímpicos, y el equipo español de chicas nos dio un diploma muy trabajado y complicado ganando el 7º lugar tras acabar terceras al ganar a Kenia y disputar unos cuartos de final de ensueño ante Australia (24-0). Sucumbieron con Francia y pelearon con Fiji por ser séptimas con el diploma ya asegurado, y les metieron a las oceánicas una blanqueada de 21-0. Los chicos no tuvieron la misma suerte días después, que tan solo pudieron con los kenianos para jugar el 9º-10º puesto que plantaron cara a los estadounidenses, pero finalmente acabaron décimos de unos Juegos Olímpicos históricos para el rugby español.

Mireia Belmonte medalla de oro en
los 200 m mariposa de natación
En el 9 de agosto seguíamos con una medalla y además Roberto Bautista y David Ferrer fueron eliminados en cuartos de final del dobles masculino, ante los norteamericanos Johnson/Sock que a la postre se alzaron con el bronce. Además, Ander Elosegi volvió a quedarse fuera del podio del C-1 en piragüismo eslalon, por terceros Juegos consecutivos. Realizó una espléndida semifinal con el segundo mejor tiempo, pero nuevamente tropezó en la final y al tocar dos puertas fue relegado a la 8ª plaza.

El sueño olímpico de Mireia se iba a cumplir en la final de 200 metros mariposa. Aprovechando que Hosszu renunció a la prueba por la paliza literal que se estaba dando, la nadadora española se proclamó campeona olímpica y conseguía su segunda y última medalla en Río. Solo Belmonte daba metales, y este 10 de agosto prometía dar muchas alegrías, pero se quedaron en "casis". Jonathan Castroviejo completó la contrarreloj a tan solo 4 segundos de Froome que se colgó el bronce (Ion Izaguirre fue 8º) y se quedó con la medalla de chocolate, al igual que María Bernabéu, la gran y última baza en el judo español (Sugoi Uriarte, Julia Figueroa y el joven Fran Garrigós no pasaron de su primer combate, Laura Gómez solo pasó a segunda ronda). María cayó en cuartos con una de las favoritas Yuri Alvear, pero pudo disputar una medalla de bronce ante la alemana Laura Vargas Koch. Finalizaron el tiempo reglamentario y la alemana fue más lista en el primer minuto de la técnica de oro y aplicó a la española un "waza-ari" para hacerse con la victoria. Desde que Isabel Fernández se proclamó campeona olímpica de los -57 kg en Sydney 2000, España no ha vuelto ha subirse al podio en judo.

Maialen Chourraut medalla de oro en
K-1 de piragüismo aguas bravas
Andrés Mata fue séptimo en los -77 kg de halterofilia y repitió diploma, y la barrera de cuartos empezó a imponerse para los españoles con el boxeador Samuel Carmona. En su categoría minimosca, se deshizo anteriormente de Patrick Barnes, medallista de bronce en Londres, y nos ilusionaba con asegurar medalla si vencía en su combate de cuartos (los dos semifinalistas perdedores en boxeo son bronce). Pero no pudo poner la guinda a su gran primer torneo olímpico con 20 años y fue derrotado por el colombiano prometedor Yurberjen Martinez que llegó a la final.

Día 11 de agosto y otra jornada que se presentaba con buenas opciones de estrenar el medallero solitario de Mireia. La doma por equipos concluyó séptima, Muguruza y Carla Suárez cayeron en otros cuartos de final (además perdieron en los octavos individual), pero Marc López y Rafa Nadal se metieron en la final asegurando medalla tras una vibrante semifinal, y Maialen Chourraut la volvió a liar. La piragüista de San Sebastián llegó a la final 3ª tras una complicada clasificación previa a semifinales con numerosos fallos. Y en la final dio un recital en una bajada espeluznante que hizo sacar más de tres segundos a la segunda clasificada, y se hizo una madre de oro en el K-1, mejorando el bronce de Londres.

Lydia Valentín medalla de bronce en
75 kg de halterofilia
Anna Boada y Aina Cid nos hicieron ver la final de remo W2- donde fueron 6ª, Tania Calvo y Helena Casas consiguieron diploma en la velocidad por equipos de ciclismo en pista terminando 7ª, pero Roberto Bautista fue eliminado en cuartos por Del Potro, que también fue verdugo de Nadal en semifinales. Sin embargo, Lydia Valentín se desquitó de sus medallas olímpicas "robadas" en Pekín y Londres y por fin se subió al podio olímpico, logrando el bronce en 75 kg. Esta fue el metal previo a la final de tenis del dobles masculino, que tras un partido muy equilibrado, Nadal y Marc López consiguieron el oro. El tenis español regresaba a los éxitos olímpicos.

Por su parte, Mireia continuaba con su particular "maratón" y finalizó su participación quedando cuarta en los 800 m libres donde Katie Ledecky realizó la carrera más rápida destrozando el récord mundial.

Marc López y Rafael Nadal medalla
de oro en dobles masculino de tenis
112 años después volvió el golf a las Olimpiadas, y Rafael Cabrera-Bello peleó por las medallas hasta el último día, acabando 5º, mientras que Sergio García fue 8º. El polémico Nishikori aprovechó el cansancio y la desesperación de Nadal en el partido por el bronce para conseguir la victoria y dejar a Rafa con un diploma que demuestra la gran entrega del español en Río. Marina Alabau no tuvo su mejor día en la Medal Race y la campeona olímpica bajó al cuarto puesto, mientras que el equipo masculino de hockey hierba, tras una ilusionante fase de grupos, cayó en cuartos con la nueva campeona Argentina, que ganó con un polémico penalti stroke en los últimos instantes. Otro día sin medallas factibles.

En la jornada siguiente solo pudimos contar que Severo Jurado con Lorenzo rozó el bronce (acabó quinto) en la doma individual, y que el equipo femenino de hockey hierba, después de una gran progresión en su duro grupo, para ser cuartas, las últimas cuartofinalistas que se enfrentaban a una de las favoritas, Gran Bretaña, y se vinieron a casa en cuartos de final pero de pie. El hockey hierba español promete futuros años de bonanza.

Marcus Walz medalla de oro en K-1
1000 m de piragüismo aguas tranquilas
Primer día importante en el piragüismo en aguas tranquilas. Por quinta vez consecutiva, el podio se le negó a Teresa Portela y sumó su quinto diploma, tras una salida errática que la hizo finalizar 6ª en el K-1 200 metros. Sin embargo, el protagonista iba a ser el joven Marcus Walz en el K-1 1000 m. Remontó de la quinta posición en los últimos 250 metros al oro olímpico. La barrera de cuartos nos hizo mucho daño cuando perdieron las subcampeonas de Londres, el equipo español de waterpolo femenino (finalizaron con diploma quintas), y, posteriormente fue demasiado cruel con las "guerreras" españolas en los cuartos de balonmano femenino. Ante Francia, con el partido controlado, se nos esfumó la victoria fácil cuando forzaron la prórroga tras una brillante segunda parte de las galas, y de la manera más dolorosa posible, España perdió fallando un tiro que se estampó con el palo de Nerea Pena (27-26). En la natación sincronizada no hubo sorpresas, y Ona Carbonell y Gemma Mengual finalizaron quintas tras Rusia, China, Japón y Ucrania. La gran Gemma volvía de su retirada y se llevaba un diploma olímpico. El combinado español no logró clasificarse a Río, algo que no ocurría desde Sydney 2000.

Orlando Ortega medalla de
plata en 110m vallas de atletismo
Cerramos este día con Orlando Ortega. Cuatro días después de comenzar el deporte rey en los Juegos, el atletismo, el cubano nacionalizado que hizo todo lo posible por representar a España en Río, se colgó la plata en los 110 metros vallas, devolviendo a nuestro país al podio del atletismo 12 años después de Atenas 2004. Era la séptima medalla de España en Brasil, pues solo llegaban muchos diplomas.
Saúl Craviotto y Cristian Toro medalla
de oro en K-2 200 m de
piragüismo aguas tranquilas
El taekwondo abrió el día 17 con Jesús Tortosa debutando. El chino Shuai Zhao, posteriormente campeón olímpico, aguó el debut del español que tuvo que pelear en la repesca por el bronce. Derrotó a Omar Hajjami y nos hizo aguantar despiertos para verle luchar por el bronce ante el dominicano Luisito Pie que dominó el combate. Tortosa no se rindió y empató el marcador en los últimos segundos para forzar el Golden Point, donde Luisito arruinó las esperanzas del español puntuando primero.

Joel González medalla de bronce en
-68 kg de taekwondo
Llegaba el gran día para España con hasta 8 opciones de medalla entre finales y semifinales para asegurar metal accediendo a la final. El 18 de agosto finalmente se saldó con tres metales y Carolina Marín metida en la final de bádminton, así como el equipo femenino de baloncesto. Saúl Craviotto y Cristian Toro se recuperaron de su mala salida en el K-2 200 metros y en un abrir y cerrar de ojos ganaron la medalla de oro. Por su parte, Sete Benavides se quedó a 21 milésimas de la medalla de bronce en la prueba de C1 200 metros y volvió a ser el odiado cuarto. Berta Betanzos y Támara Echegoyen cerraron la participación española en vela sin medallas, pues se les atragantó la Medal Race como a Marina en RS:X, para concluir cuartas. Algo inédito para la vela española desde Sydney 2000, nuestro deporte más laureado. 
Eva Calvo medalla de plata en
-57 kg de taekwondo

En la prueba de triatlón, sin nuestra estrella Javier Gómez Noya, las esperanzas recaían en Mario Mola que lleva dos años muy buenos apareciendo en los podios de las Series Mundiales, pero el ritmo de cabeza de carrera se le quedó muy lejos y acabó 8º. Pero el día acabó bien y trasnochando para los españoles por culpa de Eva Calvo y Joel González, que hicieron que el taekwondo siga siendo garantía de metales. Eva Calvo era la segunda favorita y confirmó medalla de plata en -57 kg en su debut olímpico, mientras que Joel, tras un ciclo muy complicado con lesiones y subida de peso, fue bronce en -68 kg al sucumbir en semifinales pero vencer el combate por el bronce.

Carolina Marín medalla de oro en
bádminton individual femenino
Se iban acabando los Juegos Olímpicos y poco a poco España subía en el medallero. Carolina Marín se proclamó campeona olímpica de bádminton, la primera mujer no asiática que lo consigue, y España seguía bañándose de oros, lo único positivo que se iba sacando de estos Juegos. En este día 19, Beatriz Pascual se hizo de un meritorio diploma olímpico al ser octava en 20 km marcha, una prueba que aseguraba presea jornadas antes cuando se realizó la competición masculina con Miguel Ángel López, pero el español no tuvo su día y quizás protagonizó la mayor decepción.

Saúl Craviotto medalla de bronce en K-1
200 m de piragüismo aguas tranquilas
La penúltima jornada de competición se saldó con tres medallas, y aproximaba a España a una actuación más como nos tienen acostumbrados en las Olimpiadas. El K-4 1000 metros fue 5º y no logró presea, pero Saúl Craviotto tomó el protagonismo con su cuarta medalla olímpica, la segunda en Río, al colgarse el bronce en el K-1 200 m. El equipo masculino de waterpolo fue derrotado también dos días antes en cuartos de final como las chicas, tras una fase de grupos espectacular donde "boicotearon" dejándose perder Croacia e Italia ante rivales asequibles para que España acabase líder y tuviera que enfrentarse con el "coco" Serbia que comenzó muy mal el torneo, pero que recuperó las sensaciones en las eliminatorias y pusó la directa para ganar su primer metal dorado. Finalizaron 7º con diploma, por cuarta vez desde Atenas, el muro de cuartos apareció, construido por serbios y montenegrinos. En la gimnasia rítmica, Carolina Rodríguez entró en la final y pudo retirarse a lo grande consiguiendo el octavo puesto que otorga diploma.

Selección española de baloncesto
femenino medalla de plata
El equipo femenino de baloncesto realizó un torneo prácticamente perfecto donde solo fueron superadas dos veces, las dos por Estados Unidos. Las WNBA lograron su sexto oro seguido y dejaron la plata a España, primera medalla de la historia del baloncesto femenino español. 
Ruth Beitia medalla de oro en salto de
altura de atletismo
En atletismo, David Bustos acudió a la final de 1500m al ser respecado por caer en semifinales, algo que el no tuvo la culpa, y terminó 7º para sumar un nuevo diploma. Fue el aperitivo para ver a la enorme Ruth Beitia, que, a sus 37 años y volver a la competición tras retirarse, se hizo de oro en salto de altura, el único gran título que le quedaba a la atleta española por añadir a su gigante palmarés. Primera medalla olímpica femenina en atletismo.

Equipo español de gimnasia rítmica
medalla de plata en concurso completo
El último día se iba a confirmar la "remontada" de los españoles en el medallero. Tras bañarse de oros con siete doradas, la mejor marca tras Barcelona 1992, Río de Janeiro se iba a cerrar de manera brillante. En primer lugar, el equipo de gimnasia rítmica clasificó como primeras indiscutibles a la final y solo fueron superadas por las todopoderosas rusas, para colgarse una ansiada medalla de plata. Hacía 20 años que España no estaba en un podio de gimnasia rítmica.

Selección masculina de baloncesto
medalla de bronce
Acto seguido, volvimos a ver baloncesto, esta vez la lucha por el bronce. La generación de oro española tuvo un duro camino en el torneo, dejando muchas dudas en sus dos primeros partidos donde sucumbieron con Brasil y Croacia. Supieron levantarse y se clasificaron como segundos, sin poder evitar a Estados Unidos en semifinales. Un año más, plantaron cara a los NBA, pero se falló en los momentos decisivos del encuentro y quedamos relegados al bronce ante Australia. En un partido de infarto, ganamos 89-88 defendiendo la última posesión a los oceánicos, que tuvieron 5 segundos para anotar y dar la vuelta, pero Víctor Claver defendió como nunca y robó un balón de bronce. España no se baja del podio, tras las platas cosechadas en Pekín y Londres con una generación de jugadores que han conformado la mejor selección de nuestra historia (Pau Gasol, Felipe Reyes, José Manuel Calderón, Juan Carlos Navarro...). El broche de oro a estos Juegos, bueno, de bronce, lo puso Carlos Coloma. El ciclismo de montaña volvía a darnos alegrías y fue tercero tras una dura disputa con el francés Marotte.

Carlos Coloma medalla de bronce en
ciclismo de montaña
Hubo muchos más españoles que soñaban con medallas pero que se fueron de Río de "vacío", pues para muchos la simple presencia en los Juegos Olímpicos es el mayor premio que buscan. En cada deporte, Historia Deportiva tiene los resultados y resúmenes de la actuación de cada uno de los españoles que ha representado a España en el mayor acontecimiento deportivo del mundo. Aquí tenéis todas las categorías deportivas.