Una vez más, nuestras “Guerreras del Agua” han demostrado de lo que están hechas y han superado el bajón que supuso su eliminación en cuartos ante Rusia de la mejor manera posible, alcanzando la quinta plaza tras vencer a Australia en un gran partido de nuestras chicas por 12 a 10, con una Roser Tarragó fuera de serie que anotó siete goles.

            En la gran final no se produjo sorpresa alguna y Estados Unidos se hizo con el oro tras vencer con claridad a Italia por 12 a 5, revalidando de esta manera el oro obtenido en Londres 2012. Justo triunfo para el mejor equipo de toda la competición con mucha diferencia sobre el resto.


            Ese dicho de “Nada está decidido hasta el último segundo” se pudo comprobar en la lucha por la medalla de bronce entre Hungría y Rusia. Cuando Hungría tenía la medalla prácticamente al cuello y dejar a un lado la maldición del cuarto puesto que había ocupado en Pekín y Londres, Rusia igualaba el encuentro en el último segundo y derrotaba a las húngaras en la tanda de penaltis. Bronce para Rusia y otra “medalla de chocolate” para Hungría.

            La lucha por el quinto y sexto puesto de estos Juegos Olímpicos se presentaba como un partido duro para las españolas, que se tenían que enfrentar a la selección de Australia, medallista de bronce en Londres 2012, cuarta clasificada en el mundial de Kazan 2015 y finalista en el de Barcelona 2013, donde perdieron la final con España. El último precedente oficial entre estas dos selecciones fue en la Superfinal de la Liga Mundial 2016 disputada en Shanghai hace dos meses, cuando en las semifinales España superaba a Australia por 10-8.

            El primer cuarto del partido fue realmente espectacular, y eso que se tardó más de dos minutos en abrir el marcador por la actuación de las porteras Laura Ester y Lea Yanitsas, una igualdad inicial que rompía Rowie Webster al anotar un penalty favorable a Australia. España hizo el empate por mediación de Roser Tarragó jugando rápido una situación de jugadora de más, aunque Australia cogió una ventaja de dos tantos con los goles anotados por Nicola Zagame en superioridad y por su artillera Ash Southern.

            Un gran gol desde la boya de Maica García colocaba el 2-3 en el marcador, que era respondido por Rowie Webster en otra superioridad. Era un intercambio de golpes, o, en este caso, de goles, y Roser Tarragó anotaba el tercero de España en superioridad cuando únicamente restaban 30 segundos para el final del primer cuarto.


            Aún hubo tiempo para que se metiesen otros dos goles, primero por parte de Hannah Buckling y posteriormente, a solo tres segundos del final del periodo, con un fantástico lanzamiento lejano de Judith Forca. Nueve goles en ocho minutos entre los dos equipos dejaban un resultado de 4-5 favorable a Australia al finalizar este eléctrico primer cuarto.

            Hannah Buckling devolvía los dos goles de ventaja para Australia al comenzar el segundo cuarto, y para no cambiar la tendencia, Roser Tarragó les devolvía el golpe con otro gran tiro exterior. Glencora McGhie ponía el 5-7 materializando otra superioridad, aunque dos goles consecutivos de España anotados por Roser Tarragó, el cuarto de su cuenta particular, y Maica García colocaban el empate en el marcador, 7 a 7, algo que no sucedía desde el empate a 1.

            En los últimos minutos del cuarto España tuvo la opción de ponerse por delante, pero se encontraron con una inspirada Lea Yanitsas que llegó a detener hasta tres lanzamientos de las jugadoras españolas, por lo que se llegó al descanso con este empate.

            El tercer tanto de Hannah Buckling devolvía el mando a las australianas nada mas comenzar el tercer periodo, aunque se empezaba a ver que la defensa española había subido el nivel y era cada vez más presionante. En ataque nos topábamos con el palo en un tiro de Pili Peña, aunque poco después Anni Espar devolvía la igualdad al marcador.


            Australia ya no anotaba con tanta facilidad, nuestra defensa ponía en dificultades a las atacantes australianas, y un lanzamiento de penalty convertido por Roser Tarragó  colocaba a España por delante en el marcador por primera vez en el partido. Había que consolidar esa ventaja y la que se tomó esa premisa al pie de la letra fue Laura Ester, que le detuvo un lanzamiento de penalty a Ash Southern.

            Roser Tarragó se encargaba de poner a España con dos goles de ventaja al anotar otro penalty, su sexto gol en el partido, cuando quedaban nueve segundos del tercer periodo, que terminó con una exclusión de Maica García y el 10-8 favorable a nuestras chicas.

            El sprint inicial del último cuarto era muy importante para España, que todavía tenían 16 segundos de inferioridad, y la velocidad de Anni Espar hizo que esa importante bola fuese para ella. Laura Ester seguía muy brillante aunque no pudo con el contraataque de Nicola Zagame. Todavía quedaba mucho tiempo y el partido estaba abierto.


            Una gran defensa en inferioridad nos dio la opción de colocar en el siguiente ataque en superioridad el 11-9 con el séptimo tanto de Roser Tarragó. Nuestra defensa seguía muy entonada y solventaba favorablemente otra inferioridad. Un golazo de Bea Ortiz a 2:22 del final otorgaba una ventaja de 3 goles para España que era prácticamente definitiva.

            Australia intentó la remontada y Zoe Arancini recortó diferencias a dos minutos justos del final, y tuvieron otra buena ocasión con un tiro al palo de Hannah Buckling, pero ya no se movió más el marcador y el partido finalizó con la victoria de España por 12-10, acabando en quinta posición en estos Juegos Olímpicos. Un gran aplauso para estas chicas que han sabido superar momentos muy malos y que a buen seguro les servirá de experiencia para futuros logros.

            En el partido que abrió esta última jornada de Waterpolo femenino en los Juegos Olímpicos fue la disputa por el séptimo y octavo lugar que protagonizaron China y Brasil. La victoria y por consiguiente la séptima plaza fue para China, que tras un primer cuarto igualado (2-2) tomaba ventaja en el segundo con un 4-2 con el que se llegó al descanso. Las brasileñas no anotaban y otros dos goles de China dejaban sentenciado el partido al finalizar el tercer periodo (6-2). La diferencia llegó a ser de +7 para China (10-3) maquillada en los últimos minutos hasta llegar al 10-5 final. Curiosamente, la máxima goleadora del partido fue la brasileña Izabella Chiappini con tres tantos.


            Así se desarrollaron los partidos en los que estaban en juego las medallas:

FINAL

ESTADOS UNIDOS – 12 –  ITALIA – 5 –

            Estados Unidos e Italia ya se habían encontrado en los JJOO de Londres 2012 en los cuartos de final, siendo la victoria para las estadounidenses por 9 a 6. Más recientemente, en el mundial de Kazan 2015 se volvieron a enfrentar en la fase de grupos, en este caso con victoria para Italia por 10 a 9. Pese a esa derrota, el título mundial fue para Estados Unidos.


            La gran final de los Juegos estuvo dominada por Estados Unidos desde los primeros compases, anotando Courtney Mathewson el primer tanto. La italiana Federica Radicchi lograba el empate pero rápidamente, y nunca mejor dicho, con un contraataque anotado por Kiley Neushul las estadounidenses retomaban una ventaja que ya no volverían a perder.

            Antes del final del cuarto llegaron otros dos goles estadounidenses por mediación de Kami Craig y Makenzie Fisher, terminando el primer periodo con la ventaja estadounidense de 4 a 1.


            Las porteras de ambos equipos, Giulia Gorlero por Italia y Ashleigh Johnson por Estados Unidos, habían realizado buenas paradas en el primer cuarto, y comenzaron el segundo de la misma manera. Fue Radicchi nuevamente quien doblegaba la defensa estadounidense, encontrando la rápida respuesta de Rachel Fattal. Los ataques de Estados Unidos se topaban con Gorlero y los palos, y se acabaron encontrando con el tercer gol italiano anotado por Roberta Bianconi. Con el resultado de 5-3 para Estados Unidos se llegaba al descanso.

            La segunda parte comenzó con las estadounidenses dispuestas a sentenciar definitivamente la final, y lo hicieron con un parcial de 3-0, anotando los goles Rachel Fattal, Kiley Neushul y Melissa Seidemann. Recortaba diferencias Giulia Emmolo, pero el tanto de Maggie Steffens a 15 segundos del final del tercer cuarto dejaba el resultado en 9-4 al término del periodo. Ashleigh Johnson estaba realizando un partido tremendo con nueve paradas en su haber.


            Las estadounidenses se sentían ganadoras, hasta el punto de sentar a Johnson y darle minutos a su guardameta suplente Sami Hill.  Ese sentimiento se multiplicó por mil cuando Makenzie Fisher colocaba el 10-4 en el luminoso. Italia seguía fallando sus tiros mientras que Estados Unidos, jugando con la tranquilidad que da saber que tienes un oro olímpico en tus manos, marcaron dos nuevos tantos gracias a Madeline Musselman de penalty y Kiley Neushul. Tania Di Mario anotaba el último gol del partido que dejaba el resultado final en 12 a 5 para un conjunto estadounidense que se llevaba con justicia la medalla de oro.

3er y 4º PUESTO

HUNGRIA – 18 –  RUSIA – 19 –
TIEMPO REGULAR: 12-12
SHOOT-OUT: 6-7

            La igualdad y la emoción fueron las constantes que predominaron en el partido por la medalla de bronce entre Hungría y Rusia, puesto que siempre hubo empate en el marcador salvo en un caso (el 10-10 no se produjo).


            El primer periodo finalizó con 3-3, produciéndose continuas alternancias en el marcador. Al gol inicial de Anna Timofeeva respondían Dora Antal y Rita Keszthelyi, que a su vez se vieron correspondidas por los tantos de Ekaterina Lisunova y Elvina Karimova, logrando el empate Barbara Bujka.

            Como si de una repetición del primer cuarto se tratase, al gol inicial del segundo cuarto anotado por Anna Grineva le volvían a responder Hanna Kisteleki y Bujka, y nuevamente otros dos goles de las rusas anotados ambos por Nadezhda Glyzina calcaban lo acontecido en el primer periodo. El gol de Gaby Szucs debería haber sido el último para seguir con ese calco, pero no lo fue y el tercer tanto consecutivo de Glyzina le daba a Rusia la ventaja al descanso de 6 a 7.

            Gol arriba, gol abajo… Al comienzo del tercer cuarto un penalty anotado por Bujka colocaba una vez más las tablas en el marcador y Lisunova devolvía la ventaja a Rusia. Este periodo terminaba con dos goles de Hungría de la mano de Anna Illes y Dora Antal que las situaba con una ventaja de 9-8 al finalizar el periodo.


            Llegaba el momento de la verdad y Glyzina devolvía la igualada al marcador. Los tantos de Anna Illes y Dora Czigany le daba por primera vez en el partido una diferencia de dos goles a favor a alguno de los equipos, en este caso a Hungría. Se le complicaba mucho el partido a Rusia, que lograba igualar nuevamente el marcador a 11 por medio de Ekaterina Prokofyeva y Glyzina, que anotaba el quinto de su cuenta particular.

            Cuando quedaban 1:11 para el final Rita Keszthelyi anotaba de penalty el tanto que le daba ventaja a Hungría. Prokofyeva buscó el empate pero su vaselina se fue al larguero. Hungría tenía el partido en su mano, aunque todavía le quedaba un ataque a Rusia. Krisztina Garda era expulsada a 6 segundos del final, y en el último segundo del partido Anastasia Simanovich llegando por el centro lograba el empate a doce que obligaba a que la medalla de bronce se decidiese desde los 5 metros.


            Para esta tanda de penaltis hubo un cambio en la portería húngara, quedándose en el banquillo Orsolya Kaso, que había hecho un gran partido con nueve paradas y salía en su lugar Edina Gangl. Por Rusia si se mantuvo en la portería Anna Karnaukh.

            No hubo fallos en los cinco primeros lanzamientos, y a partir de ese momento el fallo dejaba sin medalla a quien lo cometiese. Rusia había comenzado lanzando y anotaba el séptimo Ekaterina Lisunova batiendo a Kaso, que había vuelto a ocupar la portería húngara en este lanzamiento. A continuación le llegó el turno a Hanna Kisteleki, cuyo disparo fue detenido por Karnaukh, lo que le daba la medalla de bronce a Rusia. De esta manera Hungría, la vigente campeona de Europa, se quedaba fuera del podio.

La clasificación final en el Waterpolo femenino ha sido:

1º ESTADOS UNIDOS
2º ITALIA
3ºRUSIA

4ºHUNGRÍA
5ºESPAÑA
6ºAUSTRALIA
7ºCHINA
8ºBRASIL


Ignacio Ortiz

@00CAFETERO