El equipo de Anna Cruz, las Minnesota Lynx, recuperaron sensaciones y consiguieron empatar las Finales de la WNBA antes de viajar a Los Angeles. En el segundo partido disputado en el Target Center, las de Minneapolis vencieron con claridad por 60-79 ante las Sparks de  Brian Agler y ahora ponen las finales 1-1 tras la dura derrota cosechada en la bocina del primer encuentro.


Esta vez Maya Moore sí tomó el protagonismo con un doble-doble de 21 puntos y 12 rebotes. Tiró del carro y las Lynx tomaron el control en el segundo cuarto con un parcial de 17-3 que les permitió irse al descanso 39-25. 

Las californianas reaccionaron en el tercer cuarto con un 0-14 para colocarse a solo tres puntos (44-41), pero la buena defensa sobre la MVP Ogwumike (solo 2 puntos en el último cuarto, aunque acabó con 14 puntos y 12 rebotes) decidió el choque para las locales.

Anna Cruz jugó 8:58 minutos, en los que sumó 2 puntos y repartió 1 asistencia.