Copa de la Reina 2017 de baloncesto femenino, que se disputó en la ciudad catalana de Girona



CUARTOS DE FINAL (10 febrero 2017)

Lacturale Araski 64-62 Star Center-Uni Ferrol
19-17, 18-22, 12-13, 15-10

Gernika Bizkaia 66-54 CB Al-Qázeres
11-16, 18-11, 20-14, 17-13

SEMIFINALES (11 febrero 2017)

Lacturale Araski 71-78 Spar CityLift Girona
20-16, 17-18, 14-23, 20-21

Gernika Bizkaia 48-72 Perfumerías Avenida
9-21, 12-16, 8-17, 19-18

FINAL (12 febrero 2017)

Spar CityLift Girona 76-80 Perfumerías Avenida
17-16, 13-25, 31-15, 19-20


El Perfumerías Avenida remontó y batió al Girona para rehacerse de la derrota el año pasado en la Copa de la Reina frente al Conquero. Vencieron por 76-80 y levantaron su sexta copa.

El Spar Citylift, con la afición volcada en su favor, hizo valer su poderío ofensivo en la primera mitad. Las gerundenses atropellaron a las salmantinas sin miramientos a partir del primer cuarto, que estuvo igualado, para llegar al descanso con un 30-41 que dejaba todo por decidir en la segunda parte.

Las chicas de Eric Surís se pusieron el mono de trabajo y empezaron a castigar la defensa del Perfumerías Avenida. Los tiros de campo entraban y si no lo hacían Ifunanya Ibekwe, que finalizó el encuentro con 12 rebotes, se encargaba de rebotear en ataque. Las cifras de las catalanas eran bastante superiores y eso se vio trasladado a la confianza en defensa.

El descanso llegó en el mejor momento del Spar Citylift y, en parte, le perjudicó. El conjunto catalán no encontró el ritmo a su vuelta a la pista y el Perfumerías Avenida aprovechó el mal momento de su rival. La rebelión salmantina estuvo liderada Silvia Domínguez estratosférica, que acabó siendo nombrada MVP de la final.

La base catalana comandó a su tropa hacia una batalla cruenta pero factible con la estrategia adecuada. Domínguez endosó un 2/3 desde el perímetro y un 6/9 en tiros de campo para finalizar con 27 puntos mientras que De Souza atrapó 9 rebotes y aportó 11 tantos. El Spar Citylift, por contra, no pudo hacer nada para impedir el parcial de 31-13 en el tercer cuarto.

Los últimos 10 minutos de partido llegaron con las charras en una dinámica tan ascendente como imparable. Domínguez volvió a ser la protagonista indiscutible y ayudó a su equipo a romper el partido para dejar noqueado al Girona. Aunque las jugadoras de Eric Surís, ya con más corazón que cabeza, trataron de acortar distancias con las salmantinas; no obstante, ya era demasiado tarde y la final murió con un ajustado 80-74.