La selección masculina de Nueva Zelanda se proclamó por séptima vez campeona del mundo de sóftbol tras derrotar en la final por 6-4 a sus vecinos de Australia. Joel Evans decantó en la sexta entrada la medalla de oro para los Black Sox que recuperan así el trono mundial tras sucumbir hace dos años en la final de 2015 con Canadá por 10-5.

Los norteamericanos esta vez no lograron colarse en la lucha por el oro en un Mundial que celebraron en Whitehorse. Cayeron en la ronda final con los neozelandeses por un vibrante 12-11, y en el tercer puesto cedieron con los "aussies" (7-3) que se cuelgan así su primera medalla de plata. Más información