El líder del Mundial de Fórmula 1, el británico Lewis Hamilton (Mercedes), reinó en el caos que fue la salida del Gran Premio de Singapur, donde se benefició del triple choque entre los dos Ferrari y el Red Bull del holandés Max Vertappen para pasar del quinto lugar a la victoria.

El tricampeón mundial fue el gran beneficiado del triple accidente de la salida que dejó fuera de combate a su rival, el alemán Sebastian Vettel (Ferrari), junto a Verstappen y al otro Ferrari del finlandés Kimi Raikkonen.

Hamilton que afrontaba la carrera con dudas ante el buen ritmo de los Red Bull y la 'pole position' de Vettel, pasó del quinto lugar al segundo mientras se desataba la locura, tomó la cabeza del pelotón dos curvas después cuando Vettel se quedó parado, y retuvo la posición hasta que se cumplieron las dos horas de carrera, ya que la gran cantidad de incidentes (3 salidas del coche de seguridad y 8 retirados) dejaron las 65 vueltas previstas en 58.

El español Carlos  Sainz (Toro Rosso) también se benefició por la salida y por la buena elección de neumáticos, que le permitieron ubicarse en el cuarto lugar, su mejor resultado en una carrera. Fernando  Alonso (McLaren-Honda) realizó una salida espectacular del séptimo al tercer lugar pero se vio involucrado por el choque entre Verstappen y Raikkonen, que se lo llevaron por delante.