Con una clara victoria sobre el Voltregà por 4-0, el Barcelona logró la Supercopa, su primer título de la temporada y también el primero para su nuevo técnico, Edu Castro. El defensor del título, el Liceo, cayó en las semifinales por los penaltis con el Voltregá tras empatar a dos goles (1-2), mientras que el ya diez veces supercampeón de España superó al Reus Deportiu por 5-2.

De poco les sirvió a los de Sant Hipolit jugar en casa, ya que el equipo azulgrana no tardó en demostrar su superioridad. En el primer minuto, Pablo Álvarez ya marcó el primer gol para el Barcelona, que no pasó apuros en ningún momento del partido. Aunque el Voltregà, que no disputaba una final desde que logró la Copa CERS en 2002, intentó de todas las formas buscar su estreno en el luminoso, pero la excelente actuación del meta Sergi Fernández lo evitó, e incluso el Barça logró llegar al descanso con más ventaja con un gol de Matías Pascual.

Tras el intermedio, el Barcelona sentenció a los seis minutos con un tanto del veterano Panadero, dejando para el resto del tiempo reglamentario un juego más aburrido, con un Voltregá incapaz de superar la defensa azulgrana, inquebrantable. En el último minuto, Pau Bargalló firmó el definitivo 4-0.