Ya existe nuevo campeón de la NFL, los Philadelphia Eagles, quienes ganaron una apasionante Super Bowl LII a los New England Patriots, y qué nuevos campeones. Derrotaron a los vencedores del 2017 por un marcador final de 41-33, tras un toma y daca de anotaciones, hasta que su defensa realizó la acción que desequilibró la balanza en este partido.
El equipo de Doug Pederson marchaba arriba en el marcador (38-33) gracias al touchdown de Zach Ertz que pasará a la historia lanzándose hacia la línea de gol, y el ataque que comandaba Tom Brady regresaba al campo con 2 minutos y 21 segundos por jugarse. Por todos es sabido que es tiempo de sobra para que el MVP de la temporada obrase un drive más a la épica para remontar el encuentro.
Pero no fue así, y es que la defensa de la franquicia de Pensilvania, una de las mejores en esta temporada y principal culpable de que estos Eagles sean campeones por primera vez, realizó la acción que a la postre sería la decisiva del encuentro. Brandon Graham alcanzó a Brady para un sack de 7 yardas retrocedidas (el único de todo el encuentro, se igualó el récord mínimo de capturas en una Super Bowl), provocó que el balón se soltara de las manos del QB y Barnett recuperó la posesión para su equipo en la yarda 30 de los Patriots. Esto se tradujo en field goal de Jake Elliott y dejaron solo un minuto para un último intento de remontada.
Sin embargo, Philadelphia aguantó la última embestida de la franquicia que dirige Bill Belichik, provocando a Brady tres pases incompletos, aunque permitieron un nuevo primer down con Amendola de protagonista. A 13 segundos, Brady buscó un pase corto a la banda izquierda para Dorsett y así parar el tiempo, pero el balón no llegó a sus manos, y una última jugada de Hail Mary que no alcanzó Gronkowski. Victoria para los Eagles y una estadística alucinante: han permitido cero puntos en toda la temporada en los últimos dos minutos de cada partido.
Y es que esta Super Bowl ha dado para muchos más récords y números asombrosos a favor de Philadelphia. El más llamativo y del que todos hablan es que se ha batido el récord de yardas en un partido de NFL entre ambos equipos, con 1.151 yardas avanzadas. Además de que han obrado la segunda puntuación conjunta más alta en la final (74), tras la edición XXIX entre Chargers y 49ers donde sumaron 75 puntos.
Los Eagles son el equipo que más puntos y yardas ha endosado a su rival en la disputa de una Super Bowl, pues completaron 538 yardas (164 en carrera con Blount y Ajayi de protagonistas, y 374 yardas de pase repartidas entre Clement, Agholor, Jeffery, Ertz y Torrey Smith) y 41 puntos. 
También esto hace a los Patriots convertirse en el equipo que más puntos anota en la final y no consigue la victoria (33). Así como que estos Eagles han logrado el hito de ser el equipo que más puntos ha encajado en playoffs a los Patriots de Belichick y Matt Patricia como coordinador defensivo.
De esta manera se dio la quinta derrota de New England en una Super Bowl, haciéndoles empatar con los Denver Broncos como las dos franquicias más perdedoras de este encuentro.
De forma individual, los Eagles lastraron un año más a que el MVP de la temporada se convierta en campeón: Brady es el octavo jugador más valioso que pierde la Super Bowl, algo que ocurre siempre desde 2001. Incluso a pesar de sus 505 yardas repartidas y tres pases de TD sin ser interceptado, el mejor quarterback de la historia es el primero que pierde un partido con esos números superando las 500 yardas.
El otro quarterback del partido, a la postre MVP de la final, fue el que mejor salió parado de esta Super Bowl en cuanto a récords. Nick Foles es el primer QB suplente que gana la final y el premio al mejor jugador de ésta. Además, es el primero que lanza un pase de touchdown y recibe un balón para touchdown (pase de Trey Burton en jugada de engaño) en un partido como este.
Por otro lado, Foles lanzó el pase completo hasta la zona de anotación más largo de los Eagles en una Super Bowl (34 yardas para Alshon Jeffery), a su vez el tercer pase de touchdown más largo que han permitido los Patriots en el mayor evento deportivo del mundo.
También dieron de qué hablar los pateadores. Tras la anotación de Jeffery en el primer cuarto, Jake Elliott falló el punto extra, convirtiéndose en el primer kicker desde Mike Cofer de los 49ers en la edición XXIV de 1989 que no acierta una conversión. Es más, Gostkowski asimismo falló uno de sus puntos extras,  fallando los pateadores de ambos equipos por primera vez.
Aún se tienen dos récords llamativos más que mencionar. El running back Corey Clement es el tercer corredor que es capaz de conseguir 100 yardas aéreas en una Super Bowl, igualando a James White de los propios Patriots y a Roger Craig. De hecho, este rookie undrafted se unió a Torry Holt (edición número XXXIV) como los únicos en alcanzar 100 yardas y un TD en la Super Bowl del año de su estreno en la mayor liga de fútbol americano. El primero no drafteado que lo consigue.
Y para terminar, dos nombres: LeGarrette Blount y Chris Long. Ambos jugadores de Philadelphia Eagles son los primeros que consiguen dos anillos consecutivos y enfrentando a su anterior equipo, pues estos dos jugaron para los New England Patriots en la temporada 2016/2017.