La conferencia Este parece tener un claro dueño para esta temporada. Al menos a priori, porque ya sabéis que toda previa de cualquier competición americana es siempre una lotería en líneas generales, de la cual luego al final de año nos tenemos que arrepentir de gran parte de las predicciones que pueden surgir de textos como este.

Y ese equipo es, sin duda, los Boston Celtics. Acabando segundos el año pasado (55-27), llevando hasta el séptimo partido a los Cavaliers del monstruo de LeBron James en las Finales de Conferencia, y todo sin Kyrie Irving y Gordon Hayward, quien solo ha jugado pocos minutos de verde antes de su grave lesión. Todos son factores que pueden hacer llevar a la franquicia de nuevo a lo más alto, pues LeBron ya marchó al Oeste, cuentan por fin sano (de momento) con su Big Three construido hace un año (Irving-Hayward-Horford) y los Toronto Raptors tienen una cara nueva y aún desconocida tras el intercambio de DeMar DeRozan por Kawhi Leonard.

No se vislumbra el límite de los de Brad Stevens a corto plazo. A ese tridente, añadiendo el buen hacer de Jaylen Brown, el ahora sophomore Jayson Tatum y de Terry Rozier, los de Massachusetts pueden soñar con cualquier cosa. Tienen juego interior y exterior de calidad, defensa y movimiento de balón. Tienen de todo y por ello su único objetivo en verano ha sido mantener las piezas, sumando la renovación de Marcus Smart y el fichaje del base Brad Wanamaker, quien con 29 años se estrenará en la NBA. Viene de ser campeón y MVP de las Finales de la liga turca y codearse entre los mejores de Europa en el curso 2017/2018 alcanzando la Final Four de la Euroliga con el Fenerbahçe.

Uno de los principales contendientes a la corona, la cual pueden colocarse los Celtics este año en el Este, serán los renacidos Philadelphia 76ers. Muerta la reconstrucción por completo, la franquicia que comanda Brett Brown ocupó el tercer mejor récord de su conferencia (52-30), regresaron a Playoffs cinco temporadas después y llegaron hasta la segunda ronda donde se toparon con los propios Celtics.

Contando con ya uno de los considerados mejores pívots de la liga, Joel Embiid, un líder en toda la pista como Ben Simmons (15'8 puntos, 8'1 rebotes, 8'2 asistencias y 1'7 robos por noche en la temporada de su debut) y un nº 1 de Draft como Markelle Fultz aún por explotar, menguado por una lesión en el hombro que hizo decaer su mecánica de lanzamiento, a los 76ers les esperan muchos años de bonanza.

A pesar de perder a Belinelli e Ilyasova, en este curso seguirán contando con los secundarios importantes como el croata Dario Saric, Robert Covington o T.J. McConnell, sumando a los veteranos J.J. Reddick, Jerryd Bayless, Amir Johnson y Wilson Chandler para aspirar a irrumpir por primera vez a la Final de Conferencia desde la temporada 2000/2001, cuando Allen Iverson perdió por aquél entonces su única final frente a los Lakers.

Otro gran candidato en el Este deberá ser Toronto Raptors. Llevan dejándose por el camino de los Playoffs desde 2014, dos años en Primera Ronda, una final de conferencia frente a los por entonces campeones Cavaliers, y dos años seguidos en Segunda Ronda ante también la franquicia de Cleveland.

Sin duda a Dwane Casey se le resistía hacer un buen papel en postemporada, y por ello ya no está. Ahora su asistente Nick Nurse toma el control de unos nuevos Raptors sin DeRozan pero con una nueva estrella, Kawhi Leonard.

Del estado de este jugador dependerán los canadienses para seguir en lo más alto. Tras un año en la rebelión ante su descontento en San Antonio, salió de Texas y tendrá que reivindicarse como lo fue en 2016 cuando se llevó el premio al mejor defensa de toda la competición.

Y si Leonard juega como sabe jugar, junto a nombres como los de Kyle Lowry, Jonas Valanciunas y Serge Ibaka, Nurse puede realizar cosas muy serias con un equipo que podría buscarles las cosquillas a los Celtics, tal y como hizo el año pasado en regular season finalizando con el mejor balance (59-23).

Por si la pintura no parecía de gran envergadura, ficharon al veterano Greg Monroe. Junto al alero también trajeron al veterano Danny Green de los Spurs, para tratar de tapar la baja del joven promesa Jakob Poeltl. Eso sí, permanecerá Fred VanVleet, vital desde el banco en estos Raptors (8'6 puntos en 20 minutos de juego por encuentro).

Un escalón por debajo de estas tres franquicias quizás podría encontrarse los Washington Wizards. Manteniendo el mismo bloque que comandan la dupla John Wall y Bradley Beal, la única baja a destacar es la del polaco Marcin Gortat que estaba bajando su nivel (su peor media anotadora y reboteadora de sus últimas 8 campañas) y lo enviaron a los Clippers en junio a costa de Austin Rivers.

Sin embargo, para reforzar el juego interior trajeron al gigante de Dwight Howard. En los Hornets se avivó algo de ese pívot fuera de serie que jugaba en los Magic y los llevó a una final (volvió a rebasar los 15 tantos de media, algo que se le resistía desde 2015). Si Howard a sus 32 años es capaz de resurgir a su mejor nivel, los de la capital podrían soñar con un interesante Big-Three para poder entrar en la lucha de los mejores gladiadores del Este.

Con uno de los mejores bases de la liga, si este mantiene sanas sus rodillas los de Scott Brooks deberán apuntar alto sumando la gran progresión de Beal quien llegó a ser All-Star. También contar con la evolución de Otto Porter quien saltó de 11'6 puntos de media a los 14'7 que promedió en el curso 2017/2018.

En el relevo estarán un año más el checo Thomas Satoransky que mejora cada año, el veterano recién llegado Jeff Green, un rookie nº 15 del Draft como Troy Brown o los fichajes de Thomas Bryant y Jordan McRae. Si este grupo crece en sus aportaciones, los Wizards darían de qué hablar más de lo que se estima.

En la línea de Washington posicionaría a Milwaukee Bucks, aunque ambos equipos al final se quedaron con las dos últimas plazas para la postemporada hace un año. El jugón de Giannis Antetokounmpo tiene nueva dirección con Mike Budenholzer, el entrenador que llevó de la nada a los Hawks hasta una final de conferencia en 2015 con la mejor defensa por entonces de la competición. Por qué no, podría ser el factor que faltaba en los Bucks para lograr avanzar de la primera ronda de playoffs, algo que se les resiste desde 2001.

El polivalente griego seguirá rodeado del base Eric Bledsoe y del escolta Khris Middleton en estado de gracia (20'1 puntos por encuentro, disputando los 82 partidos). Bajo aros ya no estará Jabari Parker y en su lugar llega Brook López, y además se reforzaron con Ersan Ilyasova y el novato Donte DiVincenzo. Por ver queda lo que puede llegar a ser Thon Maker en su tercer año tras ser un pick 10.

Por la parte baja de los playoffs podríamos encontrar a unos Cleveland Cavaliers que tendrán que olvidarse para siempre del mejor, de LeBron James. Los de Tyronn Lue tienen aún mucha lumbre para hacer algo importante a pesar de no contar con "El Rey", pero habrá que ver si funciona un equipo que sin él en cancha entraba en estadísticas muy negativas.

Kevin Love debe traer de vuelta al Love que jugaba y lideraba en Minnesota para ser la nueva cabeza de los Cavs. También permanecen J.R. Smith, Kyle Korver, George Hill, Jordan Clarkson, Larry Nance Jr. y Rodney Hood, jugadores con papeles importantes en Cleveland que el año pasado se aferraban a James para permanecer en segundo plano.

El hombre a seguir será el base rookie que viene de la universidad de Alabama como gran promesa (19'2 puntos, 3'8 rebotes y 3'6 asistencias por encuentro), Collin Sexton. Mezcla de jóvenes y veteranos en Cleveland para tratar de permanecer entre los mejores del Este en el comienzo de un nuevo ciclo sin LeBron, y antes de una reconstrucción que puede acercarse de forma inminente.

Nos vamos a Florida, donde vivirán un año de despedida con la retirada del legendario Dwyane Wade, y con ello los Miami Heat, que insisten en el mismo grupo de las últimas campañas, deberán regalarle un billete para que dispute sus últimas eliminatorias en playoffs.

Y calidad tienen. El esloveno Goran Dragic tras ser campeón de Europa aterrizó en Estados Unidos para obrar otra temporada espeluznante (17'3 tantos, 4'1 rebotes y 4'8 asistencias), y el base continuará junto a Dion Waiters y Hassan Whiteside aunque intentaron deshacerse de ambos, además de que lograron retener a Udonis Haslem y al propio Wade, que a sus 36 años promete ser un sexto hombre de garantías.

Los que sí dejaron a la franquicia de Erik Spoelstra fueron Luke Babbitt y Jordan Mickey, pero en el fondo del armario de los Heat una vez más estarán Wayne Ellington, Derrick Jones Jr., Edrice Adebayo Kelly Olynyk y Briante Weber. Todos ellos deberán dar un paso adelante, pues son varias las franquicias que vienen pisando fuerte para optar este año a la postemporada en las posiciones más bajas.

Uno de esos equipos será sin duda la rebelión de la última temporada en la conferencia, los Indiana Pacers. La previsión era de las peores para ellos, pero Victor Oladipo saltó a tener nivel de All Star (23'1+5'2+4'3, liderando la liga con sus 2'4 robos), los Pacers no dieron tumbos como parecía y fueron 5º (48-34) para, eso sí, perder a las primeras de cambio contra los Cavaliers, a pesar de ponerlos en serios apuros.

Los cinco que maquinaron la gesta del año pasado siguen a las órdenes de Nate McMillan: Bojan Bogdanovic, Thaddeus Young, Myles Turner, Victor Oladipo y Darren Collison. Si Turner sigue en crecimiento y no se detiene como hizo el año pasado, y el conjunto sigue mejorando, los Pacers deberían estar dispuestos a escalar una piedra más. En la rotación donde seguirá Cory Joseph y Domantas Sabonis, se apuntan los talentosos Tyreke Evans y Doug McDermott.

Con la miel en los labios se quedaron unos prometedores Detroit Pistons, quienes tienen un grupo muy completo que ahora poseen más partidos a las espaldas juntos y un nuevo entrenador, el mejor del año aunque los Playoffs no fueran con él, Dwane Casey.

Deberán girar en torno al que debe ser la estrella Blake Griffin, quien tendrá de pareja en la pintura a otro gigante como tuvo en los Clippers, en este caso Andre Drummond. Y también el base titular es de garantías, Reggie Jackson, quien aportó a los Pistons en los 45 encuentros que jugó 27 triunfos.

Completando el roster se encuentran Reggie Bullock, el tirador nato Luke Kennard y el joven Stanley Johnson, quienes se rifarán el resto de puestos titulares. En rotación se encontrarán Zaza Pachulia, Langston Galloway o los drafteados Bruce Brown y Khyri Thomas, además de poseer de vuelta al español José Manuel Calderón en Michigan, incluso con su coach favorito y con el que tuvo sus mejores años en Toronto.

Llegados a este punto, empezamos a indagar en el pozo del Este. Habrá que ver el nuevo proyecto de los Charlotte Hornets que dirige este año James Borrego, anterior asistente en Orlando y San Antonio. Aterriza para estar en la franquicia 4 años, lo que significa que puede tener un plan para que los Hornets estén de vuelta en playoffs pero no para esta campaña, sino para cursos futuros.

Esto puede irritar al jugador franquicia, Kemba Walker, que será libre en 2019 y que ve como se le van gastando los cartuchos sin conseguir nada grande a cambio a sus 28 años y siendo All Star las dos últimas temporadas donde ha promediado más de 22 puntos en cada campaña. Además, la plantilla se ha renovado por completo, teniendo lugar una estampida que han hecho salir a Dwight Howard, Michael Carter-Williams, Treveon Graham y Julyan Stone. En su lugar ha llegado el mismísimo Tony Parker, quien junto a su compatriota Nicolas Batum y a Marvin Williams pondrán los años de experiencia al equipo.

Además se hicieron con el center Bismack Biyombo que puede y debe asumir galones importantes para hacer olvidar a Howard. Con él peleará Willy Hernángomez para ser titular, o Cody Zeller. En cuanto a la juventud, el Draft trajo a un ilusionante alero Miles Bridges (17 puntos y 7'6 rebotes de media en sus dos cursos con la universidad de Michigan State) y a Devonte Graham (en su último año en Kansas el base aportó 17'3 puntos y 7'2 asistencias), además de tener al sophomore Malik Monk y a jugadores en pleno desarrollo llamados Michael Kidd-Gilchrist, Dwayne Bacon y Jeremy Lamb.

Otro equipo que ha cambiado de entrenador y para varios años, 5 en este caso, son los New York Knicks con el fichaje de David Fizdale. Y este tampoco dudará en que los jóvenes son los que tienen que ganar minutos, es decir, que el talento de Frank Ntilikina irrumpa definitivametne (solo dio 5'9 puntos en 21'9 minutos de juego en promedio de los 78 partidos que disputó), y que salten más a pista Damyean Dotson, Emmanuel Mudiay, Trey Burke, Mario Hezonja y por supuesto los rookies Kevin Knox y Mitchell Robinson. Y todo ello sin importar las derrotas que esto pueda acarrear, hasta que la mega estrella de Kristaps Porzingis regrese de su lesión y arañe algunas victorias.

En cuanto a la veteranía del grupo, esta conlleva un futuro incierto, pues la mayoría de los medios dan a la mitad de estos jugadores fuera de "La Gran Manzana" a medida que vaya avanzando la temporada y vayan abriendo espacio salarial. Jugadores como Enes Kanter, Courtney Lee, Lance Thomas, Baker o Joakim Noah. Solo Tim Hardaway Jr. parece que asumirá protagonismo en los Knicks tras realizar sus mejores y considerables números en seis temporadas que lleva en la NBA (17'5+2'8+2'7+1'1).

Seguimos narrando equipos que han cambiado la dirección desde el banquillo. Steve Clifford sustituye a Frank Vogel quien no ha logrado rebasar en dos temporadas las 30 victorias al mando de los Orlando Magic.

Aunque será libre en 2019, el objetivo de los de Florida es que Nikola Vucevic continúe como cabeza de la franquicia. A él lo unirán de unos de los rookies más relevantes del año, seleccionado en la sexta posición Mo Bamba. En Texas capturó 10'4 rebotes, además de sumar 12'9 puntos y la escalofriante cifra de 3'7 tapones por noche.

De esta forma, los Magic seguirán construyendo un equipo con un juego interior envidiable, añadiendo a Aaron Gordon, quien aumenta año tras año sus estadísticas y ha sido renovado para cuatro temporadas y con la mentalidad de que sea el jugador franquicia.

En su movimiento más destacado implicaron a Biyombo para recibir al ruso Timofey Mozgov y encarrilar con su experiencia a estos nuevos jóvenes pilares de la pintura. La posición de base en los Magic vuelve a naufragar, y pondrán todas sus esperanzas sobre Jerian Grant, quien en Chicago no lo hizo nada mal (8'4+2'3+4'6). Será un año más de transición para los de Clifford en busca de próximos años más venideros. En segundo plano contarán con jugadores como Terrence Ross, el sorprendente Jonathon Simmons, D.J. Augustin o Evan Fournier.

En pleno proceso de reconstrucción también encontramos a los Chicago Bulls. Provienen de cerrar su temporada más baja desde 2004 (27-55), y esto no debería ir a peor si la recuperación de Zach LaVine se mantiene por todo el año. Además, ha entrado aire fresco con la selección de Wendell Carter Jr. y la llegada del center Jabari Parker, aunque este tendrá que dejar atrás sus graves problemas de rodilla y recordarnos al Parker del 2017 cuando promedió 20'1 puntos y 6'2 rebotes.

Para el perímetro, Fred Hoiberg seguirá teniendo que elegir entre Kris Dunn, Cameron Payne, Bobby Portis o el prometedor Lauri Markkanen (en su primer año aportó 15'2 puntos y 7'4 rebotes), entre todos formando una media de 23 años de edad.

Junto a algún experimentado como Robin López u Omer Asik, los Bulls deben ir recuperando el terreno perdido, y esta temporada puede ser importante si se consigue ver la progresión de algunas posibles futuras estrellas de la liga, como Markkanen, Wendell Carter Jr. o ver que LaVine se afianza entre los mejores asumiendo la importancia de su rol en Illinois.

Ya en las profundidades del Este nos topamos con unos Brooklyn Nets que no dejan de ser menos interesantes y pueden llegar a competir algo. Ahora mismo se encuentran con el base talentoso D'Angelo Russell (viene de tener su mejor año con 15'8+4'9+5'2) encargado de llevar la batuta junto a Allen Crabbe, Spencer Dinwiddie o Rondae Hollis-Jefferson.

Las grandes lagunas caen en el juego interior, donde el año pasado debutó Jarrett Allen acompañado la primera parte de la regular season por Mozgov y la segunda por Howard, pero ya no están ninguno de los dos. Los fichajes de Kenneth Faried, Darrell Arthur o Shabazz Napier, además de la continuidad de DeMarre Carroll quien ha dado un salto en sus estadísticas (13'5+6'6+2), deberán dar un paso al frente para completar un equipo que podría competir antes de lo previsto.

Y, por último, hablamos del claro ejemplo de actual proyecto en construcción. Tras fracasar el año pasado y no haber restos ninguno de aquellos Atlanta Hawks que visitaron playoffs y una final del Este con Budenholzer, los de Georgia han hecho un borrón y cuenta nueva para confiar en jóvenes promesas.

El General Manager de la franquicia Travis Schlenk ha puesto las esperanzas en Lloyd Pierce, un hombre que fue asistente en los 76ers y conoce de buena mano de qué va esto, del llamado "The Process" que ha convertido a los de Philadelphia en aspirantes a todo en la conferencia partiendo desde cero, pero eso ha conllevado varios años de larga sequía y desesperación siendo el peor equipo de toda la NBA.

Los Hawks eliminaron al último hombre que permanecía tras las buenas temporadas recientes, el alemán Dennis Schroder, y no aceptaron a Carmelo Anthony incluido en el traspaso. El nuevo líder será Taurean Prince en su tercera temporada, quien sigue desarrollándose (alcanzó los 14'1 tantos, 4'7 rebotes, 2'6 asistencias y 1 robo por partido), pero ahora atesorarán todas sus expectativas sobre el novato Trae Young, elegido en el número 3. Un base en toda regla de alta anotación y repartidor (27'4 puntos y 8'7 asistencias de media, absoluto líder de la División I de la NCAA).

Se suman más rookies en Atlanta: el nº 19 Kevin Huerter, el pick 30 Omari Spellman y el fichado Daniel Hamilton de los Thunder. Como grandísimo veterano contarán con la figura del eterno Vince Carter, quien tendrá que aconsejar y asesorar a esta rejuvenecida plantilla. Mientras, el roster será completado por numerosos jugadores en expiring, como Jeremy Lin, Kent Bazemore o el propio Prince. Podrán llegar a ser importantes en este equipo el trotamundos Miles Plumlee y el recién llegado Alex Len, de quien se espera que estalle de una vez en la mejor liga del mundo.