El Barcelona Lassa se proclamó campeón de la Copa Continental al imponerse al Oporto en la final tras la tanda de penaltis (3-2) después de acabar el encuentro con empate a tres. Tras vencer la víspera al anfitrión Barcelos (6-2), el cuadro de Edua Castro se impuso a los potentes "dragoes".

Ignacio Alabart estrenó el marcador a los 18 minutos, y Pablo Alvarez puso más distancia tres minutos después, pero el Oporto reaccionó y Nalo García ajustó el encuentro al descanso.

Reinaldo García firmó la igualada cuando el partido se encaminaba al final, pero aún hubo tiempo para que Marc Gual adelantara de nuevo al Barcelona y Helder Nunes lograra el 3-3 con el que se alcanzó la prórroga, en la que ninguno de los dos equipos aprovechó sus opciones.

En la tanda de penaltis, pese a que el Oporto comenzó más certero, finalmente una transformación de Gual y el fallo de Alves le dio un nuevo título internacional al Barcelona.