Sete Benavides conquistó la medalla de bronce en la prueba de C-1 200 metros y apunta a la selección española su séptima medalla en Minsk. Con esto se puso punto y final al piragüismo en estos Juegos Europeos, donde España participó en 16 eventos, de los cuales se tuvieron españoles en 7 finales, pero solamente Benavides pudo colarse en el podio.

El mallorquí logró una gran remontada en la prueba y, tras un mal comienzo, logró cruzar la línea de meta con un tiempo de 44'255, que le valió para ser tercero, por detrás del italiano Nicolae Craciun, plata con un tiempo de 43'353 y el bielorruso Artsem Kozyr, vigente campeón del mundo, que se colgó el oro parando el crono en 42'835.

Benavides suma de esta manera un nuevo metal a su palmarés, tras el bronce olímpico que recibió hace poco por la descalificación del lituano Shuklin en Londres y después de haber saboreado dos medallas de bronce y un oro (2015) en Mundiales y cuatro de plata en Europeos.