Los Nashville Predators apuntan alto esta temporada, y así lo demostraron a principios de esta regular season 2019/2020. El equipo que dirige Peter Laviolette comenzó con un balance de 8-3-1 que confirmaba el buen estado de la franquicia de Tennessee, pero se han encapsulado en una mala racha de seis derrotas consecutivas y que les ha hundido en la clasificación.

Predators lleva un récord de 1-7 en este mes de noviembre y lo sitúa ahora mismo antepenúltimos de la Conferencia Oeste con 21 puntos (9-9-3), solo por delante de los Minnesota Wild (20) y Los Ángeles Kings (19). De forma consecutiva, los de Nashville han caído contra Colorado Avalanche (9-4), San José Sharks (2-1) en shootouts, Vancouver Canucks (5-3), Chicago Blackhawks (7-2), Winnipeg Jets (2-1) y de nuevo ante los de Vancouver (6-3) el pasado jueves.

Y son claros los motivos del presente declive en Nashville. En cuatro de esos partidos se puede ver que han concedido cinco goles o más, y cuando sus rivales llevaban menos de dos goles, solo consiguieron anotar en uno de los encuentros. Aunque según Natural Stat Trick, los Predators cuentan con el diferencial de goles, XGA, más bajo de la liga (31'97).

La portería, las faltas y la ausencia de olfato goleador
No obstante, su veterano portero Pekka Rinne de 37 años no se encuentra en su mejor estado de forma. Aunque lleva un récord de 8-4-2, cuenta con un promedio de 3'06 goles permitidos por noche y un porcentaje de paradas de solo el 88'9%. Esto hace dudar si su mejor momento está terminando y si deben recurrir más en el suplente Juuse Saros.

Pero no es solo culpa de la portería este bajón de nivel. Los Predators están realizando demasiadas faltas y lo están sufriendo en expulsiones. Tanto es así que en su último duelo ante los Canucks encajaron cinco tantos en situaciones de power-play.

Tampoco andan finos sus mejores jugadores ofensivos. A pesar de que sean los décimos de la NHL en la lista de equipos con más goles marcados, últimamente sus estrellas están ausentes. Por ejemplo, Matt Duchene lleva 6 puntos en sus últimos 7 compromisos, pero solo uno de ellos fue gol. 

Filip Forsberg no ha sumado nada en los últimos tres partidos, Ryan Johansen solo ha conseguido un tanto en 17 juegos, Viktor Arvidsson más de lo mismo, un gol en los últimos 12 encuentros, y Mikael Granlund también está negado: solo envió el puck al fondo de la portería rival en una ocasión en sus últimas 16 apariciones sobre el hielo.

Aún así, los jugadores no están del todo negativos y ven la situación como una oportunidad para mejorarse así mismos y fortalecerse en el futuro ante este bache. Rocco Grimaldi confesó que debían permanecer juntos en este momento tan complicado y que no deben separarse para poder recuperarse poco a poco.