Aún con todo por decidir en el grupo C de este Mundial, donde tanto como Japón, como Grecia y como Costa de Marfil tenían opciones de pasar a octavos, Samaras fue el hombre de este grupo y de esta jornada. Grecia venció en los últimos instantes por 2-1 a Costa de Marfil para eliminar a los africanos y poder jugar la siguiente ronda.

A pesar de las inesperadas y tempraneras lesiones de Kone y Karnezis los griegos fueron superiores en el primer tiempo, sobre todo en el tramo final, y obtuvieron el premio con el gol de Samaris tras un grave error de Tioté.

Pero los "elefantes" no se rendían ni mucho menos, pues un simple empate le daría el pase a octavos de final. Así, en el minuto 75, un pase de la muerte de Gervinho hizo que Wilfried Bony no desaprovechase el regalo y ante el dominio heleno, el empate estaba en el luminoso aunque fuera totalmente injusto.

Costa de Marfil tenía ya todo hecho, y sólo se dedicó a evitar el gol de Grecia. Sin embargo, el minuto 91 pasó a la historia griega: Carlos Vera pitó penalti por un contacto de Sio sobre Samaras, y este mismo transformó desde los 11 metros y marcó para que su país por primera vez pasara a octavos de final de un Mundial.