La deportista Blanca Fernández Ochoa estaba en paradero desconocido desde el 24 de agosto, cuando fue vista entrando y saliendo del Hipercor de Pozuelo de Alarcón. Los datos aportados a la policía por el vecino que la vio junto a la estatua de Paquito convirtieron ese lugar en una zona de búsqueda prioritaria, después de que en días anteriores esa ruta fuese transitada por los grupos de voluntarios que han participado en los rastreos.

El coche de la deportista se encontraba estacionado en el aparcamiento de excursionistas de Las Dehesas, a dos kilómetros del pueblo. Desde ese momento, ese lugar con aspecto de merendero se convirtió en el puesto de coordinación de la búsqueda, uno de los Siete Picos, la montaña más emblemática de Cercedilla y la preferida de la esquiadora. Finalmente, su cuerpo fue hallado cerca del pico La Peñota, en el entorno de Cercedilla, el 4 de septiembre

Blanca recorrió las calles de ese pueblo hombros tras ganar una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Albertville en 1992, en la modalidad de eslalon. Refrendando a su hermano Paquito que fue campeón olímpico en Sapporo 1972. Ambas han sido las únicas medallas de España en JJOO de invierno hasta Pyeongchang 2018, y aún Blanca se mantiene como la única deportista femenina que ha subido al podio olímpico.

Además, la esquiadora obtuvo cuatro victorias de Copas del Mundo (Vail 1985 en eslalon gigante, Sestriere 1987, Morzine 1990 y Lech am Arlberg 1991, todas en eslalon). Su mejor clasificación en la general de una Copa del Mundo fue la cuarta posición que consiguió en 1988, también de eslalon. Sin duda se va toda una campeona y pionera del esquí alpino femenino en España. FUENTE