Hace una semana iniciamos la nueva temporada NBA disfrutando de la entrega de anillos en los Toronto Raptors, el actual campeón de la liga. Y disfrutamos viendo cómo Marc Gasol y Serge Ibaka se unían al selecto club de españoles campeones, donde solo figuraba Pau Gasol (Lakers 2009 y 2010). Todos los fanáticos canadienses y los miembros de la franquicia se emocionaban a su vez cuando descolgaron en el techo del pabellón la lona que los acredita como ganadores de la NBA mientras lucían un hermoso anillo en sus dedos. Pero, ¿por qué un anillo?

La historia de otorgar un anillo a los equipos campeones data del año 1922 y de otra liga, de la MLB de béisbol. En dicha temporada los New York Giants ganaron las Series Mundiales a sus vecinos y rivales de New York Yankees. Por entonces ya se regalaban recuerdos en los años anteriores a los jugadores tales como relojes de bolsillo o de pulsera, broches, pisacorbatas, gemelos... y un sinfín de objetos de valor y otros un tanto particulares, como escopetas o licores, lo que eligió el propio John Havlicek en uno de sus campeonatos de los años 60. Las copas representaban los títulos ganados por él y contaba con una bandeja que tenía la inscripción de "World Champion, Boston Celtics".

Por supuesto ya se habían empezado a fabricar anillos, de hecho el más antiguo que se conoce se dio en 1893 en la NHL para el Montreal Hockey Club. De forma oficial, desde 1932 en la MLB tomaron la costumbre de crear estas sortijas para todos los miembros de la franquicia: jugadores, cuerpo técnico, gerentes y personal. Fueron los Yankees los que inauguraron la tradición que se mantiene año tras año hasta hoy en día, y que se ha extendido a todos los deportes americanos (MLB, NHL, NFL, NBA, MLS).

La historia de los anillos en la NBA
En cuanto a la NBA, esta liga comenzó como tal en 1947 y desde entonces se entrega este obsequio, al principio diseñado por la propia NBA. Desde esa temporada hasta la de 1956 se alternaron distintos obsequios simbólicos, pero a partir de entonces no se han dejado de entregar los anillos. Además, desde 1970 se decidió que cada equipo eligiera su propio diseño y costearan las propias franquicias dichos "Championship Rings", además de elegir a quién dárselo, decidiendo si entregarlos también o no a los entrenadores, cuerpo técnico, directivos, staff, jugadores... Buen ejemplo es el de Anderson Varejao
En 2016 jugó hasta febrero con los Cleveland Cavaliers que a la postre se proclamaron campeones, y al año siguiente perteneció también hasta el mes de febrero a los Golden State Warriors, ganadores del 2017. La franquicia de Ohio le ofreció el anillo pero el pívot lo rechazó, y en la siguiente temporada Oakland decidió también enviarle un anillo personalizado con su nombre y dorsal, como a todos los demás, algo que votaron jugadores y cuerpo técnico como reconocimiento y merecimiento. Finalmente esta vez el brasileño sí lo aceptó, aunque no figure para liga como un jugador campeón de la NBA como tal, ya que fue cortado, no acabó dicho curso y por lo tanto no presenció las Finales de aquél 2017.
El valioso anillo de los Raptors
Los Raptors crearon sus anillos con la empresa Baron Championship Rings y se han convertido en los anillos NBA más grandes de siempre. En la cara figura el trofeo de campeones, el Larry O'Brien, con el horizonte de la ciudad de Toronto, el logo de la camiseta y el pabellón del Scotiabank Arena. Se compuso por 74 diamantes, la cifra de victorias que obtuvieron en la regular season 2018/2019, y un diamante grande en el trofeo que simboliza el primer título de los canadienses.

Además, los bordes disponen de 16 rubíes, es decir, el número de jugadores, y en un lado está la inscripción del nombre del jugador y de su número, y en el otro se puede ver "World Champions" con los logos de la NBA y de los Toronto Raptors. Todo el material se obtuvo en Canadá, y también se puede observar mensajes personalizados en cada jugador, con varios rubíes dentro de una típica hoja de arce y con la puntuación en el torneo. 

Este anillo es el que más diamantes contiene de todos los que se han creado a lo largo de la historia, el mayor peso de quilates y cuenta con el diamante más grande de todos, de 1'25 quilates. Sin duda, el jugador que haga locuras en su futura vida y se vea en apuros, este anillo podrá subastarlo por millones y millones de dólares, como ya han hecho algunos que otros: Robert Parish, Antoine Walker o Julius Erving lo ejemplifican.
Los jugadores y franquicias con más anillos de la historia
Como "el señor de los anillos" tenemos sin duda alguna al irrepetible Bill Russell, culpable y partícipe de la era dorada de los Boston Celtics. Este jugador estuvo en 13 temporadas y se quedó sin dedos para las sortijas, al conseguir 11 títulos de 1957 a 1969. De esa época también destacaron Sam Jones con 10 anillos, mientras que K.C. Jones, Tom "Satch" Sanders, Tom Heinsohn y John Havlicek (entre 1962 y 1976), obtuvieron 8 cada uno. Aunque como ya indicamos, Havlicek tiene realmente 5, dos relojes y una curiosa bandeja llena de licores.
De las décadas de los 50 y los 60 también brillaron con 7 campeonatos los jugadores de la franquicia de Massachusetts Jim LoscutoffFrank Ramsey, mientras que Robert Horry es el único jugador que ha conseguido anillos con tres equipos diferentes: 1994 y 1995 con los Houston Rockets, 2000, 2001 y 2002 en Los Ángeles Lakers y también presenció los títulos de 2005 y 2007 de los San Antonio Spurs.
En el grupo de 6 campeonatos están las megaestrellas de Bob Cousy también con aquellos legendarios Celtics, Kareem Abdul Jabbar (1971 con los Milwaukee Bucks y en Lakers ganó en los años 1980, 1982, 1985, 1987 y 1988), Michael Jordan que no perdió ninguna final con los Chicago Bulls y fue MVP en todas ellas (1991, 1992, 1993, 1996, 1997, 1998), los mismos que consiguió su compañero Scottie Pippen.
Por último, llenan una mano de anillos una lista más amplia que conforman: George MikanJim PollardSlater MartinLarry Siegfried, Don Nelson, Magic JohnsonMichael Cooper, Dennis RodmanRon Harper, Steve Kerr, Kobe Bryant, Derek Fisher y Tim Duncan. Para terminar, mencionar a los dos mejores jugadores no estadounidenses, el francés Tony Parker y el argentino Manu Ginobili, ambos presentes en los Spurs de 2003, 2005, 2007 y 2014.
Los equipos que más anillos han repartido en su historia han sido, como ya sabéis, los Celtics (17) y los Lakers (16). Lejos de esas cifras figuran los Bulls de Jordan (6), los actuales Golden State Warriors de Stephen Curry (6) o los magníficos Spurs que aún dirige Gregg Popovich (5). Detroit Pistons, Miami Heat y Philadelphia 76ers han sentido en tres ocasiones lo que es descolgar en sus pabellones banderas de campeones. Y en los 90 lo hicieron los Rockets de Hakeem Olajuwon y en los 70 aquellos lejanos New York Knicks.
Como curiosidad para cerrar este artículo, os contamos qué familias cuentan con varios anillos en sus casas. Los Gasol se convirtieron en los primeros hermanos que son campeones de la NBA, mientras que Matt Guokas (con los Philadelphia Warriors en la BAA de 1947) y Matt Guokas Jr. (en los 76ers de 1967) fueron los primeros padre-hijo que llevaron ambos anillos a un mismo hogar.

Posteriormente ese hito lo han logrado únicamente Rick y Brent Barry, Bill y Luke Walton y Mychal y Klay Thompson.