En el día de la clausura de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Estados Unidos y Serbia van a disputarse la final del torneo de baloncesto masculino. Reeditarán de esta forma la final del Mundial 2014 donde los estadounidenses salieron victoriosos.

En semifinales, se volvieron a encontrar el equipo NBA y España como en las dos últimas finales olímpicas. Los españoles lucharon y se mantuvieron con vida hasta el final del encuentro, pero el primer cuarto fue muy perjudicial para los ÑBA que recibieron un 17-26. El carácter reboteador lo dirigió en todo momento Estados Unidos (53-41 para EEUU, con 21 ofensivos) de manos de DeAndre Jordan (9 puntos, 16 rebotes), y, aunque España no permitió los ataques arrolladores dirigidos por Durant, Irving y compañía, los de Scariolo fallaron en los momentos más decisivos del encuentro, haciendo que la gran defensa realizada no sirviera de nada. El punto determinante fue cuando Sergio Rodríguez falló un triple y tras defender un ataque más penetró con una bandeja pero efectuando falta en ataque, para que el marcador no se moviera en los dos últimos minutos cuando Estados Unidos acariciaba la victoria (76-82). Klay Thompson fue demoledor con 22 puntos y 4/8 en triples, mientras que Pau Gasol fue el más destacado con 23 puntos y 8 rebotes para su selección.

El equipo de Krzyzewski buscará su tercer oro olímpico consecutivo, su decimoquinto en general, y baja del podio a España que tratarán de subir en el tercer escalón yendo a por Australia en la lucha por el bronce, pues Serbia consiguió el triunfo en la otra semifinal con una exhibición de su estelar Milos Teodosic (22 puntos, 5 asistencias), quien les impulsó en un primer cuarto perfecto. Los Boomers llevaban un torneo olímpico espectacular, pero en este partido no encontraron el ritmo y veían como Serbia cogía cada vez diferencias más grandes en el marcador, aproximándose a la gran final. Al descanso, Australia iba 21 puntos abajo (Australia en tiros de campo 6/29 (21%) en la primera parte, 13/27 (48%) para Serbia), y en la segunda mitad los balcánicos tampoco se dejaron despeinar y siguieron asfixiando a los oceánicos que no llegaban a canasta con ninguna facilidad.

Serbia vuelve a la final olímpica 20 años después de que lo hiciera Yugoslavia en Atlanta 1996, y también se enfrentaron a Estados Unidos (95-69). Por su parte, Australia tratará de colgarse su primer metal olímpico a costa del subcampeón en Pekín 2008 y Londres 2012.