La selección española de Waterpolo masculino ha acabado en séptima posición los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016, una posición que no está acorde con el juego que han realizado, viéndose perjudicada por una serie de circunstancias “antideportivas” o en contra de la ética deportiva e incluso por un calendario que le hizo jugar en primer lugar en la última jugada de su grupo. Una vez más fueron los cuartos de final los que supusieron esa barrera infranqueable que tantos disgustos nos da. Solo quiero dar mi agradecimiento a estos jugadores españoles que se han dejado la piel en el agua y nos han dado muy buenos momentos a los aficionados, a pesar del resultado final.

            En la gran final se impuso el campeón mundial sobre el olímpico, Serbia sobre Croacia, ganó el “Coco” de la competición, ese rival al que todos querían evitar, y en los últimos partidos ha demostrado el por qué de ese miedo. La final fue dominada por Serbia desde el principio, llegando al descanso con tres goles de ventaja que ampliaron hasta el definitivo 11 a 7 que le daba la medalla de oro, desposeyendo a Croacia del oro que consiguió en Londres 2012, teniéndose que conformar con la plata.

            La lucha por el bronce entre Italia y Montenegro se acabó decantando del lado italiano en un partido igualado donde el cuadro montenegrino no llegó nunca a estar por delante en el marcador pero que tampoco llegó a estar a más de dos goles de distancia hasta los últimos minutos. El resultado final de 12 a 10 para Italia le otorgaba el bronce mientras que Montenegro se volvía a quedar con la miel en los labios, puesto que al igual que ha pasado con Hungría en categoría femenina, son sus terceros Juegos Olímpicos consecutivos en los que terminan ocupando la cuarta plaza.

            El partido por el quinto y sexto puesto que jugaron Hungría y Grecia acabó cayendo del lado del oro olímpico en Pekín 2008, Hungría, que vencía el partido por 12 a 10. El combinado húngaro comenzó el encuentro tomando ventajas de hasta 3 goles con Gabor Kis (3 goles) y Denes Varga (2 goles) muy acertados de cara a gol, recortando la diferencia Grecia para llegar al descanso con un 6-5 para Hungría. Marton Vamos seguía dándole la delantera en el tanteador a Hungría, con Grecia a la expectativa con las acciones de Alexandre Gounas. Grecia no terminaba de igualar, y con el gol de Balazs Harai a 1:09 del final y las paradas posteriores del guardameta húngaro Viktor Nagy se cerraba el partido con la victoria de Hungría por 12 a 10, lo que le permitía acabar en la quinta posición.


            En el partido que enfrentó a España y Brasil con la séptima plaza en juego el primer golpe fue dado por los brasileños con un disparo lejano del barcelonés Adriá Delgado. La reacción española no tardó en producirse y Balasz Sziranyi primero revolviéndose perfectamente y seguidamente Marc Minguell en rectificado al palo largo ponían a España por delante en el marcador. Otro tanto anotado por Albert Español en superioridad con un lanzamiento desde la zona lateral ponía el 3-1 favorable a España con el que se llegaba al final del primer cuarto, destacando la defensa bloqueando los lanzamientos brasileños e Iñaki Aguilar en la portería española.

            En el segundo cuarto Brasil igualaba el encuentro con goles de Bernardo Oneto de lanzamiento lejano y Bernardo Rocha con un tiro lateral picado. Guillermo Molina culminando un contraataque daba ventaja a España, encargándose Iñaki Aguilar con sus paradas de mantenerla hasta llegar al descanso con el 4-3 para a España.


            Un nuevo trallazo de Bernardo Oneto ponía la igualdad al comienzo del tercer periodo. España se mostraba espesa en ataque, aunque bastante sólida en defensa bloqueando los lanzamientos de los brasileños. Dos goles desde la posición de boya de Alberto Munárriz y Roger Tahull colocaban a España dos goles arriba, 6-4, al finalizar el tercer cuarto, donde nuevamente Iñaki Aguilar se convirtió en sólido valuarte en la portería hispana.

            A España se le ponía todo de cara al comienzo del último cuarto con el gol anotado por Roger Tahull con un sensacional palmeo desde el poste cuando Brasil recuperaba a su jugador excluido. El 7-4 le daba una cierta tranquilidad a España, algo que los brasileños no estaban dispuestos a permitir y con dos tremendos lanzamientos exteriores de Felipe Da Costa y Gustavo Guimaraes dejaban la diferencia en un solo gol.


            Marc Minguell también demostraba el poderío de su brazo y colocaba el 8-6 para España a falta de 5:11 para el final. Iñaki Aguilar seguía deteniendo los tiros brasileños, pero el cancerbero carioca Slobodan Soro tampoco se quedaba atrás y le detenía un penalty a Willy Molina que podía haber sido la sentencia del partido a tres minutos del final.

            Y lo que son las cosas, de la posible sentencia del partido se pasaba al empate a 8 merced a los tantos que anotaban Felipe Da Costa y Gustavo Guimaraes, este último a 1:26 del final. España se repuso de esta situación y anotaba rápidamente por mediación de “Balú” Sziranyi desde la boya tras recibir un gran pase de Munárriz a 1:11. La defensa española estuvo muy bien en los últimos momentos y recuperó dos balones importantes que le acabó dando la victoria en el partido por 9-8 y la séptima plaza final.


            Mención especial para un grande que tiene previsto dejar la selección a sus 32 años tras haber disputado sus cuartos Juegos Olímpicos defendiendo los colores de España: Guillermo “Willy” Molina. El ceutí ha sido uno de los mejores jugadores de la competición, además de anotar 19 goles, siendo el máximo goleador de los Juegos empatado con el serbio Filip Filipovic.

            Así se desarrollaron los partidos en los que estaban en juego las medallas:

FINAL

SERBIA – 11 –  CROACIA – 7 –

            El gran duelo balcánico estaba servido, con un precedente este mismo año entre ambos equipos, que se enfrentaron en la fase de grupos del campeonato de Europa de Belgrado donde Serbia se impuso con claridad por 13-6 en una competición que acabó ganando en su casa.


            En superioridad numérica llegó el primer tanto de Serbia, anotado por Dusko Pijetlovic desde el poste, y la igualada Croata llegó con un lanzamiento exterior de Sandro Sukno que estuvo muy cerca de detener Branislav Mitrovic, pero que se le acabó colando en la portería.

            Serbia iba a retomar el mando del partido con dos goles anotados por Dusan Mandic al contraataque en una demostración de fuerza y Stefan Mitrovic en superioridad por el palo corto desde la zona lateral. El barcelonés Xavi García fue el encargado de anotar con un magnífico disparo por el palo corto el segundo tanto croata para dejar el resultado al finalizar el primer cuarto en 3 a 2 para Serbia. Buen primer cuarto también de ambos porteros, Branislav Mitrovic y Marko Bijac, que realizaron dos y tres paradas respectivamente.


            Fue en el segundo cuarto cuando Serbia comenzó a forjar su victoria, con su portero Mitrovic muy acertado y con dos goles, uno de Slobodan Nikic de revés y otro de Zivko Gocic con una sensacional vaselina desde el lateral que abrían una peligrosa brecha de tres goles. Esta superioridad serbia encontró respuesta en el tanto de Andelo Setka en superioridad pero Serbia estaba lanzada y un cañonazo de Mandic devolvía los tres tantos de ventaja a su selección. Croacia lo intentó antes del descanso sin suerte, puesto que el tiro de Xavi García en el último segundo fue detenido por Mitrovic y después golpeó el larguero, llegándose al descanso con el 6-3 a favor de Serbia.

            Damir Buric con su gol en tiro cruzado le daba vida a Croacia nada más comenzar el tercer periodo, encargándose Filip Filipovic de frustrar cualquier ilusión de remontada con dos de sus tremendos latigazos, situando a Serbia cuatro goles arriba (8-4). El partido estaba muy de cara para Serbia, expertos en saber administrar las ventajas. Sandro Sukno en superioridad ponía el 8-5, y Croacia realizaba un cambio en la portería buscando un cambio de tendencia con la salida de Josip Pavic, pero nuevamente Dusan Mandic, que estaba haciendo una fase final de campeonato excepcional, soltaba el brazo y con su tercer gol personal a 11 segundos del final situaba el 9-5 para finalizar el tercer periodo.


            La sentencia de Serbia llegó nada más comenzar el último periodo con el tanto de Dusko Pijetlovic. Un rápido tanto croata anotado por Sandro Sukno no suponía un gran cambio, puesto que sus siguientes ataque se toparon con el palo o con un inspirado Branislav Mitrovic, que realizó doce paradas durante el partido. El cuarto gol particular del mejor jugador del partido, Dusan Mandic, situaba la ventaja Serbia en un +5 a tres minutos y medio para la conclusión de esta gran final. El tanto de Xavi García dejaba la diferencia final en cuatro goles, 11-7 para Serbia, resultado con el que finalizó el encuentro. Justa medalla de oro para Serbia que supo sobreponerse a un complicado comienzo de competición, y gran actuación también de Croacia, que se llevaba la medalla de plata.


3er y 4º PUESTO

ITALIA – 12 –  MONTENEGRO – 10 –

            Estas dos selecciones se encontraron en los cuartos de final del último campeonato europeo de Belgrado 2016, anotándose la victoria la selección de Montenegro por 10-7, que acabaría el torneo como subcampeón de Europa.


            Buen inicio de partido por parte de Italia, que rápidamente se colocaba con un 2-0 a su favor con goles anotados por Valentino Gallo y Nicholas Presciutti al contragolpe. Mladan Janovic respondía para poner el 2-1 que seguía favoreciendo a Italia con el que se terminaba el primer periodo.

            En superioridad anotaba Janovic su segundo tanto para igualar el marcador al comenzar el segundo cuarto. A partir de aquí se empezó a producir un intercambio de goles, primero Gallo, después Aleksandar Ivovic, Pietro Figlioli y Darko Brguljan anotaban sucesivamente hasta el 4-4, y justamente cuando quedaban 4 segundos para el fin del periodo Christian Presciutti ponía el 5-4 para Italia con el que se llegaba al descanso.

            La igualdad volvía al marcador con el tercer tanto personal de Mladan Janovic, rota por los hermanos Presciutti, primero Christian en superioridad y luego Nicholas, que ponían el 7-5 para Italia. Filip Klikovac aprovechaba una situación de hombre de más para acortar la distancia, aunque Alessandro Nora se encargó de volver a ampliarla. Un gol por cada equipo, Sasa Misic por Montenegro y el tercero personal de Valentino Gallo en superioridad servían para situar el 9-7 a favor de Italia al final del tercer periodo.


            El último cuarto comenzaba con otro tanto montenegrino en superioridad de Darko Brguljan para dejar su desventaja en un solo gol, para seguidamente Christian Presciutti ampliarla con dos tantos suyos, el segundo en superioridad, que colocaba a Italia muy cerca del bronce con el 11-8 a falta de seis minutos para terminar el partido.

            Montenegro fallaba sus ataque, pero es un equipo que nunca se rinde y llegó a ponerse a un solo tanto de Italia por los goles de Ivovic y Aleksandar Radovic en superioridad con 1:57 todavía por jugarse. Montenegro pudo empatar, pero el lanzamiento de Radovic era detenido por Stefano Tempesti, y a continuación Matteo Aicardi cerraba el partido con el tanto que ponía el 12-10 definitivo en el marcador, con la consiguiente medalla de bronce para Italia.


La clasificación final en el Waterpolo masculino ha sido:

1º SERBIA
2º CROACIA
3º ITALIA

4º MONTENEGRO
5º HUNGRÍA
6º GRECIA
7º ESPAÑA
8º BRASIL


Ignacio Ortiz

@00CAFETERO