Los “gallos” están en la final. La selección francesa masculina de balonmano se clasificó para la última batalla del Campeonato del Mundo tras vencer a la de Eslovenia por 31-25 en un encuentro disputado en París.

Los anfitriones de la competición y defensores del título pondrán su corona en juego ante el vencedor de la otra semifinal, Croacia o Noruega. Karabatic se lució en el segundo tiempo, pero no ocurrió lo mismo con la estrella eslovena, Dolenec, que se quedó en los cinco goles que había marcado en la primera mitad.

Espectacular bajo palos, el guardameta Vincent Gérard fue uno de los grandes artífices del triunfo local. Sólido en defensa y letal al contraataque, el grupo “tricolor” se impuso al equipo que dirige el “astro” balcánico del balonmano Veselin Vujović. Ahora los franceses se sitúan a tan solo una victoria de lograr su sexto campeonato mundial.