La saltadora de altura cántabra Ruth Beitia ha anunciado su retirada de las pistas de atletismo tras seis meses "complicados" de lesiones. Beitia, que ha anunciado su decisión tras entregar la medalla de oro de los Juegos de Río 2016, ha asegurado que seguirá vinculada al mundo del atletismo desde la Federación Española y el Comité Olímpico, pero no como entrenadora. 

La atleta deja el atletismo con 38 años y afectada por una tendinosis del supraespinoso pero feliz por lo que le ha dado el deporte. Beitia ha anunciado su decisión intentando aguantar el llanto, que no ha podido contener su entrenador Ramón Torralbo, que ha reconocido sentir mucho el adiós de su pupila.

La saltadora deja un palmarés envidiable al alcance de muy pocos: actual campeona olímpica de salto de altura, un bronce mundialista, tres Campeonatos de Europa, 2 medallas de plata y otras tantas de bronce en Mundiales de pista cubierta, y 1 oro, 4 platas y 1 bronce en citas europeas disputadas a cubierto, además de proclamarse campeona en los Juegos Mediterráneos en Almería allá por 2005. Dos años después efectuó la mejor marca de toda su carrera en San Sebastián, 2'02 metros.