Ganar o ganar, eso era lo único que podía hacer Laia Sanz si quería ser campeona del Mundo de Enduro femenino por sexto año consecutivo y decimonoveno en total. Pero María Franke puso en valor el mérito de la mejor piloto española de la historia, que tuvo un fallo mecánico y no pudo terminar la carrera. La alemana solo ha necesitado terminar la prueba para adelantar a la española en la clasificación general.

Laia tenía dos opciones en la localidad sajona de Zschopau, dos días para lograr el título. Pero en la jornada de sábado, 17 centésimas la separaron de la primera plaza. Diecisiete centésimas que, tras no lograr terminar en la jornada de domingo, le han relegado al segundo escalón del podio. El oro ha sido para la alemana María Franke, que llegaba a la última jornada a tres puntos de la española (119 por 116).