La defensa de los Washington Redskins demostró su valía y venció por 15-20 a los Arizona Cardinals que los deja prácticamente eliminados para pelear por los billetes hacia playoffs (6-8) en una división NFC Oeste muy reñida entre Los Angeles Rams y Seattle Seahawks. Además, hay otros equipos que sí están en balance positivo en esta Conferencia Nacional y que cuentan con más garantías para obtener el pase a través de la Wild Card, algo de lo que también los Redskins se han descolgado (6-8).

El DE Anthony Lanier, gran protagonista

La franquicia de la capital impidió que los de Arizona atravesaran en alguna ocasión la endzone, y todos los puntos fueron logrados por el kicker Phil Dawson, al igual que hace una semana hizo en la victoria frente a Titans (7-12). Dawson mantuvo vivas las esperanzas de los Cardinals con cinco tiros de campo, algo que no pudo realizar el quarterback Blaine Gabbert (189 yardas con un porcentaje del 39 % de acierto en lanzamientos, en 41 intentos) quien nunca fue una amenaza para los Redskins. El arranque de partido refleja el pobre ataque que llevaron a cabo en los sesenta minutos de juego: el defensive end Anthony Lanier capturó a Gabbert, provocó el fumble y Preston Smith recuperó el balón a 12 yardas de la zona prometida. Esto se tradujo en el primer touchdown de Washington, gracias a Jamison Crowder en un pase de anotación de cinco yardas.
Kirk Cousins destacó con sus dos pases de TD  | Foto: Redskins.com
Kirk Cousins destacó con sus dos pases de TD | Foto: Redskins.com

Dos pases de TD para Kirk Cousins dieron ventaja a Washington

Dawson acercó a los suyos en el primer cuarto antes de que Kirk Cousins consiguiera su segundo pase de touchdown. El quarterback finalizó con 196 yardas en 18/26 pases, lanzando en cinco ocasiones a Crowder (55 yardas recorridas) y cuatro veces al nuevo running back Kapri Bibbs (47 yardas), autor además de la segunda anotación tras una tremenda big-play de 36 yardas.
Los Cardinals contestaron como únicamente sabían hacer, a través de field goals (6-14) y, aprovechando los errores que también mostraron los locales, consiguieron dos seguidos, el primero de 35 y el segundo de 19 yardas, e incluso pudieron ponerse por delante si no fuese por Preston Smith quien esta vez protagonizó una jugada interceptando el balón ya en su yarda nueve.

Los tiros de campo acapararon la segunda mitad

Llegaron al descanso con un marcador de 9-14, que apretó aún más Arizona quien recuperó el balón en el kickoff gracias al rookie Budda Baker. A partir de aquí, con el 12-14 en el luminoso, el partido fue una consecución de tiros de campo por culpa de unas ofensivas poco resultantes. Gabbert fue alcanzado dos veces (cuatro en total) por Lanier quien además bloqueó tres de sus lanzamientos, fue incapaz de acertar en la redzone (seis pases incompletos) y además solo consiguió transformar cuatro de diecinueve situaciones de tercer down, a pesar del corredor Kerwynn Williams que se fue con 61 yardas en 17 jugadas.
Lanier realizando uno de sus sacks a Gabbert | Foto: Redskins.com
Lanier realizando uno de sus sacks a Gabbert | Foto: Redskins.com
Pero los Redskins tampoco pudieron brillar en ataque. Sumaron menos primeras oportunidades que su rival (14 ante las 19 de Arizona), con 1/9 en terceros downs, el juego de carrera se mostró inoperante con un global de 31 yardas, 37 de Samaje Perine, y simplemente fue la defensa y las dos anotaciones que conectó Cousins lo que desequilibró la balanza de este encuentro.
Después del intercambio de tiros de campo en la segunda parte, con dos de Dawson de 34 y 32 yardas y otro par para Dustin Hopkins de 24 y 32 yardas, con los Redskins siempre por delante, Gabbert trató de conducir en sus dos últimos drives a los Cardinals hasta el campo rival. El primer intento fue algo desastroso con un fumble propio que tuvo que recuperar el mismo al alcanzarlo el OLB Ryan Kerrigan.
Jamison Crowder es la principal arma aérea de los Redskins | Foto: Redskins.com
Jamison Crowder es la principal arma aérea de los Redskins | Foto: Redskins.com
Sin embargo, el segundo intento y el ataque final a dos minutos de terminar el partido, la ofensiva se movió hasta la yarda 21 de Washington desde su 48. El miedo cayó sobre el estadio FedExField que veía la novena derrota cercana, pero los hombres de Bruce Arians no consiguieron su propósito de ganar para equilibrar su balance en la clasificación, tras incompletar cuatro pases consecutivos, dos hacia el tight end Troy Niklas y otros dos hacia Larry Fitzgerald, el receptor favorito de Gabbert (cinco recepciones y 60 yardas).