El finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari) se impuso en el Gran Premio de Estados Unidos, 18ª prueba del Mundial de Fórmula 1, en el que terminó por delante del holandés Max Verstappen (Red Bull) y el líder del campeonato, el británico Lewis Hamilton (Mercedes), que fue tercero y no pudo dejar sentenciado su quinto título.

Para proclamarse pentacampeón Hamilton necesitaba sumar 8 puntos más que su rival por la corona, Sebastian Vettel (Ferrari), pero sólo pudo sacarle tres, ya que el alemán acabó en la cuarta plaza en el Circuito de la Américas, en Austin (Texas).

Tras esta carrera el inglés dispone de 70 puntos de ventaja sobre Vettel, lo que supone que le basta con acabar séptimo en la próxima carrera, el Gran Premio de México de la semana que viene, para ganar su quinto título e igualar en el palmarés al legendario piloto argentino Juan Manuel Fangio. Para resumir, debe sumar tres puntos más que su adversario germano.

Kimi Raikkonen, campeón mundial en 2007 y que el año que viene regresará al equipo Sauber, logró su 21ª victoria y la primera desde que en 2013 se impuso en el Gran Premio de Australia.

El español Carlos Sainz (Renault) acabó en la séptima plaza tras arrancar desde la undécima y pese a cumplir una sanción de cinco segundos. Su compatriota Fernando Alonso (McLaren) tuvo que abandonar tras recibir el impacto del canadiense Lance Stroll (Williams) durante la primera de las 56 vueltas.