Sandra Sánchez se colgó la misma medalla que ya consiguió en Bakú en 2015, pero en este caso lo hizo como número 1 del ranking mundial para coronarse nuevamente en unos Juegos Europeos. La española llega a los cinco oros en esta temporada 2019, entre el Europeo y citas del Circuito Mundial. Además, prolonga su racha de presencia en un podio internacional que arrancó en enero de 2015: lleva ya 46 medallas consecutivas.

Sandra, se clasificó en las tres rondas previas como primera de grupo, teniendo como rivales en la Pool A a las competidoras alemana, portuguesa y francesa, a quienes se impuso de forma contundente. Con Kururunfa recibió 27,22 puntos y con Anan Dai, 27,66. La media de 27,44 le permitió ser la mejor de las cuatro integrantes de su grupo y ya en la segunda manga, con Papuren llegó a los 27,60 y se metió en la final.

Allí se enfrentó a la italiana Viviana Bottaro a quien, de la misma forma que en el Campeonato de Europa, venció de manera más que holgada y le sirvió para colgarse esa medalla de oro. Ejecutó el kata Chatanyara Kushanku y recibió 27,32 puntos (19,04 en técnica y 8,28 en parte atlética), mientras que Bottaro, que puso en práctica el mismo kata que Sandra Sánchez, se quedó en 26,14 (18,34+7,80).