Las grandes favoritas se vieron desplazadas a la lucha por el bronce del Eurobasket 2015: Serbia y Francia habían perdido sus respectivas finales y les tocaba luchar por el tercer puesto. Desganados, los serbios se dejaron llevar fácilmente ante la selección anfitriona que jugó más centrada, por 81-68.



Gobert fue el hombre más importante de la cancha: se hizo amo y señor del aro, con 15 puntos y 14 rebotes. De Colo fue el máximo anotador con 20 puntazos, y Parker y Fournier tampoco se quedaron cortos (13 y 15 puntos respectivamente).

Los únicos que dieron la cara en la selección de Serbia fueron Bogdanovic (14 puntos), Bjelica (12 puntos, 6 rebotes) y Raduljica (11 puntos, 8 rebotes), quienes notaron la ausencia de su base Teodosic, o de más aportación por parte de los jugadores estelares de esta actual subcampeona del mundo.

1º CUARTO

El partido arrancó muy equilibrado. Ningún equipo podía presumir de grandes diferencias, y lo único que deslumbraba era la actuación de De Colo, que marcó la mitad de los puntos de Francia en este primer cuarto de pocos puntos (16-16).

2º CUARTO

Serbia procedía de un parcial positivo para ellos desde el primer tiempo, que acabó 9-0 hasta que Vincent Collet paró el juego con un tiempo muerto. A partir de aquí, la defensa gala protagonizó la recuperación de su selección con un nuevo parcial, de 7-0 como contrapartida. Sin embargo, pese a que fueron a remolque en este segundo tiempo los serbios, no salieron del todo mal parados. Llegaron a estar 9 puntos abajo, actuando muy flojos en el rebote, pero finalmente, contando con 9 puntos de Bogdanovic, fueron al descanso 5 abajo (37-32.

3º CUARTO

La intensidad continuaba siendo mayor por parte de los anfitriones. Serbia no reaccionaba, seguía siendo muy inferior, y lo aprovecharon los franceses poniéndose con ventajas de 13 puntos. Teodosic y Raduljica no tenían su día, y no eran capaces de leer las defensas de Francia. Además. la pintura era dominada por los galos, con 30 puntos anotados, frente a los 14 de Serbia.

4º CUARTO

La diferencia era ya importante: 58-44. A pesar de que despertaron un poco los hombres de Djordjevic y redujeron diferencias hasta los 9 puntos, Francia mantuvo el ritmo de su ofensiva, y con Gobert capturando todos los rebotes y dominando los aros, la diferencia fue vital para que el tiempo fuera pasando cómodamente y el bronce se quedara en casa.