Traductor

31 de octubre de 2017 martes, octubre 31, 2017

TIRO - La selección española consigue dos medallas de oro y una plata en la final de la Copa del Mundo de Nueva Delhi

El combinado español de tiro al plato que acudió a la Copa del Mundo de Nueva Delhi, tras pasar una terrible odisea para llegar a casa al ser retenidos en Dubai en su viaje de vuelta, cerró esta competición con tres medallas, dos de oro y una de plata. Hablemos de lo realmente importante, de lo estrictamente deportivo.

30 de octubre de 2017 lunes, octubre 30, 2017

Reconstrucción, Big-Three y aspirar al anillo: así funciona la NBA, y así lo bien ejemplifica los Boston Celtics

La franquicia más laureada de la NBA parece, diez años después, volver a ser firme candidata del anillo en la temporada 2017/2018. Los Boston Celtics, campeones en diecisiete ocasiones, consiguieron su último título en 2007/2008 y, desde entonces, han trabajado en una reconstrucción del proyecto que ha visto la luz este año, aunque momentáneamente lastrada por la lesión de Gordon Hayward en el Opening Day.
El equipo de Massachusetts fundado por Walter Brown en 1946, uno de los principales culpables de la unión de las ligas BAA y NBL para conformar tres años después la NBA, dominó la competición en las primeras décadas con 11 campeonatos en trece temporadas (1957, 1959, 1960, 1961, 1962, 1963, 1964, 1965, 1966, 1968, 1969), nueve de ellos al mando del legendario Red Auerbach, rodeado de jugadores históricos como Bob CousyBill SharmanTom Heinsohn o Bill Russell. Solo fueron interrumpidos en 1967 por los Philadelphia 76ers del abusador Wilt Chamberlain.

En los 70 iniciaron las famosas reconstrucciones con las que se renueva un equipo apostando fuerte por el Draft cuando un proyecto está más que acabado. Russell dejó un vacío enorme en el puesto de pívot que trató de acatar, no al mismo nivel por supuesto, pero líder de la dinastía restaurada que logró dos títulos más, en 1974 y 1976, con Heinsohn como entrenador, el center Dave Cowens. Lo acompañaron en la consecución de los anillos, venciendo a los Milwaukee Bucks de Kareem Abdul-Jabbar y en el 76 a los Phoenix Suns, algunos aún supervivientes de la anterior década, como John Havlicek, Don Nelson o Don Chaney. Sin embargo, las retiradas y traspasos del bloque existente hundió a los Celtics a la siguiente temporada, perdiendo en semifinales de conferencia y estando dos años sin poder jugar playoffs. Pero hubo un aspecto positivo de esta mala racha, terminar en las últimas posiciones permitía seleccionar alto en el Draft, y obtuvieron a Cedric Maxwell (1977) y a un tal Larry Bird (1978).

Con estos dos ejemplares y tras pasar una breve transición, la ciudad del trébol volvió a lo más alto en los 80. Un rookie convertido en estrella a pasos agigantados, Kevin McHale, traído por el traspaso de Bob McAdoo a los Golden State Warriors que cedieron su tercer puesto del Draft (McHale a posteriori) y a Robert Parish. Junto al estandarte Larry Bird, dieron lugar a los llamados “Big Three“, tres jugones que marcaban las riendas de un equipo que protagonizó una época y una revolución en la liga: habían creado un monstruo, desde entonces muchas franquicias han intentado crear superequipos conformados por tres figuras importantes que acaparan y lideren el juego de sus equipos para tratar de acechar al título de la NBA.Ranking 70 Greatest Big Threes in NBA History
En esta era los Celtics agrandaron su leyenda proclamándose campeones en tres ocasiones, perdiendo además dos finales. En 1981 consiguieron el primero ante Houston con Maxwell como MVP de las finales, y, luego de un pequeño bajón donde fueron muy cuestionados, en 1984 regresaron a la lucha por el título e iniciaron una rivalidad legendaria con Los Ángeles Lakers de Magic Johnson. En esa temporada, la suerte cayó del lado de la franquicia de Massachusetts, pero al siguiente año fueron los angelinos quienes levantaron el trofeo ya conocido como Trofeo Larry O’Brien. En el 86 recuperaron el legado ante los Rockets de Hakeem Olajuwon con su décimosexto título, pero no sabían lo que se les avecinaba: en 1987 volvieron a ceder en la gran final ante los Lakers  y dio paso a una racha de mala suerte que se alargó por 22 años.

Este breve repaso de la historia de los Celtics y de la misma NBA ha servido para conocer el significado de dos palabras que resuenan todas las temporadas a través de las franquicias, “reconstrucción” y “Big Three“. Y el paso más costoso y duradero de una palabra a otra lo protagonizó el equipo de New England. Sumergidos en la mala suerte de lesiones, fallecimientos (Reggie Lewis murió en 1993 por un ataque al corazón mientras entrenaba) y decisiones erróneas (tratar de mantener el proyecto sin estar exentos de veteranos a punto de retirarse, Bird, McHale  o Parish).

Esto último lastró un relevo generacional iniciado por Antoine Walker (1996) y Paul Pierce (1998), los primeros que destacaron en una década de los 90 donde los Celtics no consiguió ni siquiera pasar de Semifinales de Conferencia, única década vacía de títulos para ellos con los Detroit Pistons y Chicago Bulls de Michael Jordan, Scottie Pippen y Dennis Rodman, liderando en aquellos momentos la Conferencia Este. A posteriori, Danny Ainge, actual General Manager, confesó que Red Auerbach, presidente desde 1984 hasta su muerte, le contó su arrepentimiento por no traspasar a Larry Bird o Kevin McHale cuando aún los equipos podrían haber dado algo serio por ellos.

Pero por el cambio de milenio era Rick Pitino, proveniente de la NCAA, el entrenador y General Manager, unos años para olvidar: intentó “tankear” para conseguir a Tim Duncan, pero tuvo que conformarse con el anónimo Ron Mercer (6º puesto del Draft de 1997) y con el bueno de Chauncey Billups (tercer pick), pero que traspasó, sin sentido alguno, seis meses después. Al final, el gigante recayó a las órdenes de Gregg Popovich en los San Antonio Spurs donde formó uno de los tríos más longevos con Tony Parker y Manu Ginóbili, saldándose con cinco títulos (1999, 2003, 2005, 2007 y 2014).

En 1998 llegó Pierce y Danny Ainge en 2002 para dar un giro radical quedándose solo con el alero tras el breve paso pero positivo de Chris Wallace con el que regresaron a Playoffs. Ainge, caracterizado por mover fichas sin pelos en la lengua, consolidó un nuevo “Big Three” que formaron Paul Pierce, Ray Allen y Kevin Garnett. Se cargó de talento, ya al mando de Doc Rivers, en los Drafts de 2004 y 2005, una cantidad de jugadores que saldrían tras una temporada 2006/2007 nefasta de solo 24 victorias. La lotería del Draft otorgó el 5º puesto a los Celtics, y, sin opciones de escoger a Greg Oden o Kevin Durant, Ainge inició un cambio de sentido de dirección a la franquicia, ofreciendo dicha ronda junto a jugadores ya amoldados como Delonte WestWally Szczerbiak para fichar de los Seattle Supersonics a Ray Allen.

Y a finales de ese mismo mes de julio, protagonizó el movimiento del verano, renovando por completo al equipo dejando marchar a Al Jefferson, Sebastian Telfair, Ryan Gomes, Gerald Green y Theo Ratliff, además de la elección de primera ronda del Draft de 2009 y del retorno de los derechos obtenidos en 2006 sobre una elección de primera ronda de Minnesota. Todo esto para atraer a un MVP (2004) limitado en los Timberwolves  que no conseguía lidiar en la lucha por el anillo, solo olisqueado en 2004 al alcanzar las finales del Oeste que perdieron ante los Lakers, Kevin Garnett.

Así, con este trébol de jugadores se convirtieron en los mejores de la liga 2007/2008 con balance 66-16, gracias además a la progresión de los jóvenes jugadores reclutados por Ainge a lo largo de los últimos años: Kendrick Perkins, Tony Allen y, especialmente, Rajon Rondo. Batieron en Playoffs a los Atlanta Hawks (4-3), a los Cavaliers de LeBron James (4-3) y a los Detroit Pistons (4-2), y en la final se pudo revivir la clásica rivalidad con la franquicia de Los Ángeles, a los que superaron por un cómodo 4-2 (98-88, 108-102, 87-81, 91-97, 103-98 y 131-92). Fue el 17º anillo y más reciente de la franquicia, con Paul Pierce como MVP.

Esta larguísima reconstrucción, pero esta vez muchísima más corta, se ha tenido que repetir en Boston en los últimos años, pues Ainge decidió dar aires a Garnett y Allen tras agotarse el proyecto en las cuatro siguientes temporadas, donde repitieron final en 2010 ante los Lakers (4-3) de Kobe Bryant, Derek Fisher y Pau Gasol, pero sin alcanzar el máximo éxito: dos semifinales de conferencia (2009 y 2011), la final perdida en 2010 y la final de conferencia en 2012 que cayeron ante los Miami Heat con el Big-Three del momento (LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh lograron ser finalistas en 2011 ante Dallas Mavericks y campeones en 2012 y 2013 junto además a Ray Allen). Finalmente, el trío se rompía enviando antes de su declive, a Pierce y Garnett a los Brooklyn Nets, fichaje desastroso para la franquicia a la postre.

Diez años han pasado ya del último anillo de los bostonianos. En 2013, Ainge y Doc Rivers (marchó a su equipo favorito, Clippers) cortaron su relación para abrir un nuevo proceso de actualización completa, y encomendándose en una resolución aún más polémica: Ainge ignoró al exitoso Mike Krzyzewski para elegir a Brad Stevens, proveniente de los Butler Bulldogs de la liga universitaria, encargándose del banquillo de forma que los aficionados no pudieron evitar el recuerdo de Pitino por provenir de la NCAA. Intentó girar alrededor de Rajon Rondo como jugador franquicia, pero su polémica forma de ser terminó por traspasarlo en diciembre de 2014 a los Mavericks junto a Dwight Powell a cambio de Jae Crowder, Jameer Nelson, y Brandan Wright, además de un par de rondas del Draft. Para suplirlo tenían a su selección de primera ronda del Draft, Marcus Smart, de los pocos jugadores que han sobrevivido en el equipo.

Jugadores de todo tipo han pasado por los Celtics en los últimos cuatro años, hasta 41 caras pasaron en 2014, 70 movimientos en total en esta pequeña época: Jared Sullinger, Jeff Green, Evan Turner, James Young, David Lee, Tyshaun Prince, Courtney Lee, Jonas Jerebko, Amir Johnson, Marcus Thornton, etc. Además ha habido numerosos escapados en las selecciones de los Drafts, figuras emergentes como Giannis Antetokounmpo, Jabari Parker, Andrew Wiggins… Finalmente, de todos ellos han destacado esencialmente la garra de Jae Crowder, el ala-pívot canadiense Olynyk, Turner, Smart y el prometedor Avery Bradley elegido en 2010 y ahora encomendado en renacer a los Pistons.

Pero en aquella temporada 2014/2015 llegaron dos tapados que, junto a los fichajes, devolvieron a los Celtics a los Playoffs tras el parón en 2013/2014 (25-57): Tyler Zeller y el hijo pródigo de Boston, Isaiah Thomas. El base enano de 1’75 metros se ganó la titularidad tras promediar 19 y 22’2 puntos en sus dos primeras campañas con la camiseta verde, y hasta ahora por detrás de los exteriores Bradley y Smart. Así, en la campaña 2015/2016 por las lesiones de estos dos bases, Thomas saltó a ser titular, jugó su primer All-Star en Toronto y quedó como segundo mejor sexto hombre del año, llevando a Boston a los Playoffs donde no pasaron de Primer Ronda topándose con los Atlanta Hawks (4-2).

En el verano de 2016 seleccionaron a Jaylen Brown gracias a un pick conseguido de los Nets, y decidieron quedárselo en lugar de negociar por Jimmy Butler o incluso por Jahlil Okafor. Además, mantener el salario permitió que Ainge iniciara el nuevo trébol de superestrellas con el pívot dominicano de los Hawks, Al Horford, el primer hombre interior que obtenían en muchos años de garantías a ambos lados de la cancha.

La temporada pasada fue la cumbre de Isaiah Thomas. A pesar de las numerosas lesiones que hicieron que los Celtics arrancaran la nueva campaña de manera estrepitosa, llegó la Navidad donde se sobrepusieron en el clásico con los New York Knicks y desde donde el pequeño base realizó una de las mejores actuaciones individuales de la historia de la competición, explotando con un promedio final en regular season de 28’9 puntos y 5’9 asistencias. Demoledor en ataque y líder en anotación de la NBA 2016/2017, hasta que en marzo se lesionó la cadera al caerse sobre él Karl-Anthony Towns.

Volvió a la postemporada realizando una actuación soberbia (23’3 puntos y 6’7 asistencias de media en 15 partidos), con la losa en mente del reciente fallecimiento de su hermana, y pese a ello salió a la pista todas las noches y lideró la eliminación de los Chicago Bulls (4-2), y la dura batalla contra los Washington Wizards (4-3), a los que endosó su mayor anotación, 53 tantos en el segundo encuentro de la serie. Finalmente, los Cavaliers los quitaron del camino hacia el anillo en la Final de Conferencia (4-1), recayendo de su lesión de cadera por la que no sabemos aún a día de hoy cuando podrá volver a maravillarnos sobre el parqué.

Isaiah Thomas ha contribuido principalmente en que la franquicia sea vistosa y atractiva de nuevo para los mejores jugadores y que ha culminado la reconstrucción este verano atrayendo a dos grande estrellas que acompañarían a Horford para conformar el Big-Three de moda de la temporada. Como desenlace llegamos al mercado de este 2017, al cual Danny Ainge ha permanecido con la mentalidad de acumular jugadores destacados para realizar un traspaso relámpago como ocurrió con Garnett, y este verano ha dado una vuelta de tuerca más en la franquicia más exitosa de la historia y con la que ha vuelto las esperanzas del 18º título al TD Garden.

Tras fracasar en los intentos por fichar a Kevin Love (eligió a los Cavs en el regreso de LeBron) o a Kevin Durant (escogió a los Warriors), el pasado verano Ainge volvió a revolver a su equipo, primero convenciendo a Gordon Hayward que rechazó su opción de jugador en los Utah Jazz en la cumbre de su carrera (21’9 puntos y 5’4 asistencias), y después dejando ir a dos de las piezas más importantes en los últimos años para traer a un astro de la competición, algo eclipsado por el mejor jugador del momento. Jae Crowder, y el mismo Isaiah Thomas con el peso de la lesión, junto al novato croata de gran proyección Ante Zizic, una codiciada Primera Ronda de los Nets para 2018 y una segunda de Miami de 2020, pusieron rumbo a Cleveland para que Boston se alzara con uno de los mejores bases actuales, Kyrie Irving, incluso en su mejor estado anotador (25’2 tantos en temporada regular y 25’9 en Playoffs, su máxima anotación de promedio en sus seis años como profesional).

Al Horford, Gordon Hayward y Kyrie Irving formaban un nuevo Big-Three que hizo devolver a los Boston Celtics para las apuestas a todo lo alto de la Conferencia Este, y rompiendo con el último traspaso al equipo de los Cavaliers que había disputado las tres últimas finales consiguiendo el primer anillo para la franquicia en 2016, intercalando los dos títulos de los todopoderosos Warriors, ahora con Stephen Curry, Klay Thompson y Kevin Durant. Con ello se cierra una nueva espiral reconstructiva en Boston, dejando ir un pick de los Nets que lograron al vender a Pierce y Garnett, a Crowder quien llegó a cambio de Rondo y la ronda de los Heat obtenida tras un sinfín de movimientos.
Alcanzamos el tempo actual, con una liga plagada de franquicias conformadas por “Big-Threes“, un concepto inventado por los Celtics de los 80, y una historia redactada en este artículo que explica perfectamente la enorme competitividad que puede conseguir cualquier equipo en la mejor liga de baloncesto del mundo gracias al sistema del Draft y del límite salarial que hace que los propietarios muevan y remuevan fichas en busca de los mejores jugadores para sus plantillas, completando ciclos tras ciclos de reconstrucción.

Sin embargo, la mala suerte se ha vuelto a enzarzarse con los Celtics cuando Hayward se rompió en el primer partido de la temporada 2017/2018 ante los Cavs, donde tuvo una fractura de tibia y se dislocó un tobillo en la pierna izquierda, que esperamos que no se alargue como ocurrió hace más de 20 años (en los últimos días se anunció que la NBA otorgaba la “disabled player exception” para que Ainge pueda poner un parche momentáneo a esta importantísima baja para toda la temporada).

Irving y Horford tirarán del carro acompañado de la progresión de Jaylen Brown (lo está demostrando en el inicio de este curso, con promedios de 15 puntos y 6’2 rebotes en 6 partidos), del rookie Jayson Tatum y de un banquillo de confianza logrado tras años de movimientos y cambios de rostros a las órdenes sorprendentemente de uno de los mejores entrenadores de la NBA, Brad Stevens. El trabajo más complicado ya está hecho, ahora toca disfrutar del baloncesto de la ciudad del trébol, y a esperar a la recuperación de Hayward para ser claros aspirantes al que sería el anillo número dieciocho de la franquicia.

FÚTBOL AMERICANO - AFC Este Semana 8 – New England Patriots y Buffalo Bills mantienen el ritmo ganador

La división AFC Este de la NFL sigue muy igualada y los Buffalo Bills (5-2), una semana más demostrando que tienen equipo para Playoffs, no dejan a los New England Patriots escaparse en la clasificación (6-2) como nos tienen acostumbrados en los últimos años. Por su parte, los Miami Dolphins realizaron un Thursday Night Football desastroso ante los Ravens (4-3) pero permanecen en la tercera plaza ya que los New York Jets sumaron su quinta derrota (3-5).

MIAMI DOLPHINS 0-40 BALTIMORE RAVENS (0-7, 0-13, 0-0, 0-20)


Bochornoso partido de los Dolphins en Baltimore en el que la franquicia de los Ravens consiguió la blanqueada más alta de su historia. Además, Kiko Alonso protagonizó la acción más fea de la jornada, golpeando a Joe Flacco innecesariamente en una carrera y provocándole una conmoción cerebral, lo que se traducirá en una fuerte sanción económica para el jugador y para el equipo.
Superados por una defensa que al fin se hizo respetar, la franquicia de Maryland secó a los Dolphins por tierra (23 yardas de Ajayi y 22 de Kenyan Drake) y fue la pesadilla de Matt Moore que arrancó como titular pero no pudo irrumpir ni una sola vez en la endzone (176 yardas en 25/44). Además, fue interceptado en dos ocasiones.
Flacco (101 yardas en 10/15), antes de tener que retirarse en el segundo cuarto, encontró a Jeremy Maclin que recorrió 34 yardas. Posteriormente, Tucker amplió la ventaja y Ryan Mallett salió para terminar de barrer a Miami, con pase de TD de 2 yardas a Benjamin Watson antes del descanso (20-0) tras penalizar a Alonso por el golpe incomprensible sobre Flacco ya en el suelo. Sin embargo, el QB suplente se encomendó en la carrera y también les funcionó, con las 113 yardas que se recorrió un lanzado Alex Collins.
El equipo de Florida se mostró inoperante en ataque, con Kenny Stills máximo referente en el juego por aire (65), donde Moore fue alcanzado en tres ocasiones y además se topó dos veces con las manos de los defensas rivales, incluso terminadas en la endzone que infló el marcador en la segunda mitad: 63 yardas se recorrió el linebacker C.J. Mosley, el receptor Chris Moore recuperó un fumble en la endzone por un mal handoff de Mallett a Collins, y, para culminar, el cornerback Jimmy Smith interceptó y corrió 50 yardas hasta la zona de anotación. Los Dolphins vieron así detenida la racha de tres victorias seguidas.

LOS ÁNGELES CHARGERS 13-21 NEW ENGLAND PATRIOTS (7-0, 0-15, 0-3, 6-3)

Apurado triunfo de los Patriots quienes jugaron sorprendentemente con cierta tranquilidad para que el reloj volara a su favor y con un muy sereno Tom Brady, una vez más protagonista de su equipo (333 yardas en 32 de 47, 1 pase de TD).
Fue el sosiego del equipo ofensivo de New England quien tuvo la posesión a lo largo de 37 minutos de los 60 posibles. El juego de carrera va asentando la cabeza con Dion Lewis (44 yardas) y Gillislee (34), un polivalente juego aéreo con múltiples receptores destacables (James White lideró con 85 yardas, seguido de un llamativo Rex Burkhead con 68 y de Chris Hogan con 60 en cinco receptiones) y con Rob Gronkowski como único anotador del encuentro y el desatascador de Brady en las jugadas más determinantes, acabando en 57 yardas.
Sin embargo, la defensiva de los Patriots sigue en su dinámica pobre de presionar al rival, ya sea en la línea defensiva o en la secundaria. Permitió a Melvin Gordon (132 yardas en 14 carreras) recorrerse 87 yardas de forma burlesca para inaugurar el marcador, aunque fue empatado por Gronkowski al recibir dos yardas en el segundo cuarto.
Y con el 7-7 ocurrió la jugada más extraña del partido, cuando a Travis Benjamin en un despeje se le cayó el balón y en lugar de correr hacia delante fue en una órbita para atrás que acabó siendo placado por Brandon King para dar lugar a un safety que además devolvía la posesión. Stephen Gostkowski se encargó de dar un colchón de puntos a su equipo hasta el último cuarto con tres field goals, aunque falló otros dos.
De esta manera los de Belichik controlaron el tiempo en todo momento con pases cortos y la distancia de 18-7 en el marcador, y se llegó a los últimos minutos. Philip Rivers (212 yardas en 17/30 pases) dirigió un rapidísimo drive desde la yarda 33 de poco más de un minuto, acabando con un perfecto deep pass hacia Travis Benjamin de 24 yardas, pero sin conversión de dos puntos (13-18).
Así, los Patriots agotaron el reloj lo máximo posible hasta que tuvieron que devolver el balón a los Chargers, no sin antes abriendo de nuevo brecha con un tiro de campo más que obligaba a los angelinos a buscar el touchdown para tratar de forzar el tiempo extra en un minuto de juego. Rivers llegó a la yarda 23 de los Patriots, pero no consiguió perforar la endzone, siendo interceptado en su última oportunidad por Jonathan Jones para cerrar el partido.

ATLANTA FALCONS 25-20 NEW YORK JETS (7-7, 6-10, 3-0, 9-3)

Los Falcons rompieron su mala racha de derrotas y remontaron a unos Jets muy serios pero que sufren su tercera pérdida ajustada consecutiva, tras ceder ante Patriots (17-24) y Dolphins (28-31) en las jornadas anteriores. Se trató de un encuentro muy errático por culpa de la intensa lluvia que cayó sobre el MetLife Stadium, y fue finalmente el mayor desglose ofensivo que poseen los de Atlanta los que se llevaron el gato al agua, nunca mejor dicho.
Los de New York fueron muy bien liderados por un preciso Josh McCown (26/33 para 257 yardas), y encabezaron la primera parte con un touchdown de 20 yardas de Tomlinson que abrió el marcador y otro pase anotador para Robby Anderson de 24 yardas antes de ir a vestuarios. Mientras tanto, los Falcons mantenían el tipo gracias a la primera anotación obra de Austin Hooper en el primer cuarto, y, un tiro de campo para cada uno en el segundo puso un increíble 13-17 favorable para los Jets.
Entonces Matt Ryan se encargó de ocultar los lanzamientos fallidos (acabó con un 18 de 29 pases acertados) y los hasta seis fumbles que facilitó, cuatro de ellos al resbalarse el balón al snap del center Alex Mack. Repartió 254 yardas, especialmente entre Julio Jones y Mohammed Sanu, ambos con 74 yardas cada uno, y movió cadenas con facilidad que  puso en bandeja dos tiros de campo de Matt Bryant más un touchdown espectacular para el propio Sanu de 8 yardas en el último cuarto.
Catanzaro finalizó un complicado drive que incluyó un sack con pérdida de balón de McCown, pero recuperado por Carpenter, apretando el marcador con 3 puntos más (22-20). Enseguida respondió la ofensiva de los Falcons que recuperó la posesión en un punt fortuito gracias a que Kerley perdió la bola al recibir el despeje, y Bryant puso la guinda al pastel a un corto drive desde la yarda 13.

OAKLAND RAIDERS 14-34 BUFFALO BILLS (7-0, 0-14, 0-6, 7-14)

Victoria con autoridad de los Bills ante los Oakland Raiders, un clarísimo rival de la Conferencia AFC en la lucha por los Playoffs a través de la Wild Card, un objetivo para los de Buffalo cada vez más real, algo que no consiguen desde 1999.

Con un despliegue fenomenal del juego de carrera liderado por LeSean McCoy (151 en 27 intentos), un Tyrod Taylor responsable y cuidadoso en sus pocos lanzamientos (20/27 para 165 yardas) hacia principalmente a Andre Holmes (51 yardas y un touchdown), y una defensa envidiable que interceptó dos veces a Derek Carr, dejaron en 26 la mayor cantidad de yardas por un running back de los Raiders (Washington), y defendió siete de diez tercer downs.
Eso fue el partido básicamente. Oakland se estrenó en el primer cuarto con una anotación de carrera de 1 yarda por Jamize Olawale, pero no pudieron hacer mucho más. Touchdown de Holmes de 6 yardas de pase, retorno de fumble de Milano provocado por Leonard Johnson que placó sin piedad a Washington, de 40 yardas, y dos tiros de campo de Hauschka fue el encuentro hasta el último cuarto.

En los 15 minutos restantes, Taylor sumó seis puntos con una carrera de 1 yarda y Carr (313 yardas repartidas en 31/49) maquilló sus números con un pase de touchdown para DeAndre Washington. Finalmente McCoy se recorrió con facilidad gracias a una línea ofensiva que lo permite, 48 yardas para cerrar un partido holgado para los Bills que demuestran su estado de gracia en esta temporada.
(Foto destacada: Buffalo News)

Víctor Calle
Sígueme en @VCalle4 (Twitter) o @H_Deportiva (www.historiadeportiva.com) y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

29 de octubre de 2017 domingo, octubre 29, 2017

RALLY - Sebastien Ogier ya suma cinco títulos mundiales WRC

A Sébatien Ogier (Ford) le valió acabar tercero en el Rally de Gales para sentenciar su quinto título de campeón del mundo de Rally WRC a falta de una prueba para finalizar el Campeonato. El británico Elfyn Evans (Citroën) fue profeta en su tierra logrando su primera victoria de la temporada por delante de Thierry Neuville (Hyundai), que acabó segundo a 37 segundos del ganador.

JUDO - Medalla de oro para Sherazadishvili y de bronce para Fran Garrigós en el Grand Slam de Abu Dabi

Nikoloz Sherazadishvili se colgó el oro en -90 kg y Francisco Garrigós el bronce en -60 kg en el Grand Slam de judo de Abu Dabi, disputado con la presencia de ambos como únicos representantes españoles. 

Sherazadishvili accedió directamente a las semifinales de -90 kg tras ganar el Grupo B con victorias ante el alemán Dario Kurbjeweit y al azerbaiyano Mammadali Mehdiyev. En semifinales, el español se deshizo del canadiense Zachary Burt y en la final doblegó al georgiano Beka Gviniashvili por 11-0 para ganar su tercer oro de la campaña y el primer en una prueba del Grand Slam.

En -60 kg, Fran Garrigós ganó en su primer combate al marroquí Mohamed Jafy, pero luego cedió frente al uzbeco Sharafuddin Lutfillaev. En las repescas por los bronces, el español venció sucesivamente al tayiko Sukhrob Boqiev y al georgiano Amiran Papinashvili. Ekl oro fue para el ruso Robert Mshvidobadze.

FÓRMULA 1 - Lewis Hamilton se proclama tetracampeón mundial en México

Lewis Hamilton consiguió su cuarto título mundial de Fórmula 1, el tercero en los últimos cuatro años. Sin lugar a dudas, el inglés ha demostrado en estos 11 años en la Fórmula 1 que aquel prometedor joven que en 2007 comenzó a formar parte de la parrilla y estuvo a punto de ganar un mundial es ya, sin ningún tipo de dudas, el mejor piloto de su generación.

MOTO GP - Dovizioso vence en Sepang y alarga el "alirón" de Marc Márquez al GP de España

El italiano Andrea Dovizioso (Ducati) se impuso en la división Moto GP del Gran Premio de Malasia de Motociclismo mundial, instalando el suspenso en la definición del campeonato de la máxima categoría. El certamen se resolverá en la última competencia del calendario anual en el trazado Ricardo Tormo de la Comunidad Valenciana, en el marco del Gran Premio de España.

HALTEROFILIA - Lydia Valentín y Andrés Mata protagonizan un año más las Copas del Rey y de la Reina

El Club Halterofilia Coruña se ha proclamado campeón de la Copa de la Reina 2017, pese a que entre los rivales estaba la gran campeona española Lydia Valentín, que logró la mejor marca individual.

El equipo gallego, compuesto por Irene Martínez, Irene Blanco, Noelia García y Katherine Pinales, se impuso con 891,29 puntos. A pesar de la juventud de las levantadoras (19 años de media) se han llevado el triunfo después de cuatro tandas de competición, relegando al E.T.H. canario a la segunda posición con 870,40 puntos, y al C.H. Camponaraya de Lydia, a la tercera plaza, con 868,21 puntos. Asimismo, Irene Martínez, del club campeón, formará parte del equipo nacional que participará en el Campeonato del Mundo Absoluto de Anaheim (California), a partir del 27 de noviembre.
Por otro lado, las mejores marcas individuales fueron  para la medallista olímpica Lydia Valentín, primera con 291,83 puntos, la canaria Atenery Hernández (E.T.H), segunda con 256,49 puntos y la mencionada Irene Martínez, tercera con 255,75 puntos.

En la LXI Copa del Rey masculina, la Escuela Tinerfeña de Halterofilia (E.T.H.) ganó la competición con 2.039,28 puntos. Andrés Mata, además de ganar el título con la E.T.H, también logró la mejor marca.

Se trata de la octava Copa del Rey que gana el ETH desde que empezó a participar en esta competición, donde la obtuvo de manera consecutiva entre el año 2008 y 2013. El equipo estuvo compuesto por Andrés Mata, Alejandro González, Eduardo Pérez, Carlos Mendoza, Miguel Terán y Abraham Tabares.

En segunda posición quedaron el Club Halterofilia Coruña “A”, con 2.011,85 puntos y, en tercera posición, el Club L.P.V. Melilla, con 1.996,62 puntos, club que no ha podido revalidar la victoria que logró el año pasado.

Los dos primeros, Andrés y Alejandro, que participarán en el Mundial Absoluto en noviembre, han conseguido, también, las dos mejores marcas individuales de la competición, con 417,06 y 408,14 puntos, respectivamente.

A destacar además a Josué Brachi, en las filas del San Pablo, quien batió dos récords de España Absolutos en la categoría de 62 kg, uno en la modalidad de arrancada con 124 kg y otro, en Total Olímpico con 266 kg.

MOTO 2 - Franco Morbidelli nuevo campeón del mundo en Malasia

Franco Morbidelli se ha proclamado campeón del mundo de Moto2 2017 en el Gran Premio de Malasia. El italo-brasileño de 22 años ha sido el mejor durante toda la temporada y así lo ha certificado de forma matemática, logrando su primer título mundial y el segundo gran título de su vida tras el Europeo de Superstock 600 en 2013.

BOXEO - Anthony Joshua noqueó a Carlos Takam para defender sus títulos pesados ante Carlos Takam

Anthony Joshua conservó sus títulos de peso completo de la IBF (Federación Internacional de Boxeo), IBO (Organización Internacional de Boxeo) y AMB (Asociación Mundial de Boxeo) al noquear a Carlos Takam por KO técnico en el décimo round. La trayectoria del peleador inglés sigue viento en popa al conseguir su KO número 20 en el mismo número de peleas y confirma ser el mandamás de los pesos completos.

Con 28 años de edad, Joshua dominó de principio a fin el combate, ante un aguerrido camerunés, Takam, que resistió estoicamente ante el campeón del mundo en Cardiff. El árbitro Phil Edwards decidió detener el combate en el décimo round, después de una poderosa derecha de Joshua.

27 de octubre de 2017 viernes, octubre 27, 2017

TRIAL - Emma Bristow, una británica que asume el liderazgo que dejó Laia Sanz en el Trial femenino

La británica Emma Bristow sigue dominando con mano de hierro el trial femenino, y en este 2017 se ha proclamado campeona del mundo de TrialGPWomen por cuarta temporada consecutiva. Con tres triunfos y un segundo puesto, Emma Bristow ha revalidado el título de forma magistral: sumando 77 puntos de 80 posibles. Sandra Gómez ha sido segunda con 62 puntos con un segundo, dos terceros y un cuarto; con Theresa Baeuml tercera con 57 puntos metiendo a Beta en el podio final tres temporadas después. 

Concretamente, la piloto de Sherco ha ganado todos los títulos desde que Laia Sanz dejó definitivamente el trial para centrarse en el enduro y los raids. La británica ya había sido subcampeona mundial en los tres últimos títulos de Sanz, y desde 2014 no tiene rival. Por su parte, Sandra Gómez con su Gas Gas ha revalidado el subcampeonato del mundo después de que las dos temporadas anteriores fuese a parar a manos de la también británica Rebekah Cook. Gómez se ha subido al podio en tres de las cuatro pruebas disputadas en la temporada 2017, pero no ha sido suficiente.

Bristow empezó a encarrilar el título venciendo las dos mangas de la cita inaugural de Kingman, en Estados Unidos. Allí Gómez empezó a perder sus opciones, ya que en la primera manga sólo pudo ser cuarta en un podio completado por la alemana Theresa Baeuml y la también española Berta Abellán. En la segunda, Gómez sí pudo hacerse con la segunda posición, con Baeuml tercera.

Tampoco perdonó Bristow en el trazado checo de Sokolov, venciendo ante Gómez y la alemana Ina Wilde. Baeuml pinchó y sólo fue undécima, lo que dejaba el título a punto de caramelo para la británica; que en la última cita en Italia no necesitó ganar: acabó segunda por detrás de Baeuml, con Gómez tercera.

Cuarta en la general final ha sido Berta Abellán, con 44 puntos; con otras dos españolas metidas dentro del top ten: María Giró octava con 37 puntos y Mireia Conde décima con 26 puntos. FUENTE

25 de octubre de 2017 miércoles, octubre 25, 2017

FÚTBOL AMERICANO - Brady salvador en Houston, los Jets se estrenan y Buffalo acaba con el invicto de Denver

Resumimos los partidos que se refieren a las franquicias de la división AFC Este en la semana 3 de la NFL, donde los New England Patriots tuvieron que remontar en Houston y gracias una vez más a Tom Brady salieron del paso. Además, los Jets consiguieron su primera victoria de la temporada frente a Miami, mientras que los Bills suman su segundo triunfo acabando con el invicto de los Denver Broncos.

MIAMI DOLPHINS 6-20 NEW YORK JETS (0-0 / 0-10 / 0-10 / 6-0)

Horrible encuentro para los Dolphins en el MetLife Stadium donde los New York Jets lograron estrenarse en esta nueva temporada para ponerse 1-2 y evitar tres derrotas seguidas, algo que no hacen desde 2003. La duda de si los Jets ganarían algún partido este año queda cerrada.
Se tardó en abrir el marcador y no fue hasta el segundo cuarto donde Catanzaro acertó un gol de campo de 40 yardas, y, posteriormente, con un big-play protagonizado por Robby Anderson, quien se hizo un magnífico touchdown de 69 yardas, pusieron a los Jets por delante y mandarían al descanso un marcador pobre de anotaciones de 10-0.
Josh McCown dirigió de buena forma la ofensiva de los Jets logrando repartir 249 yardas aéreas con un 78’3% de acierto en sus lanzamientos (18/23). Además, como siempre el juego de carrera es un aspecto importante en este equipo (103 yardas de carrera entre Bilal Powell y Matt Forte) y Powell tras un drive que solo tuvo que avanzar 49 yardas (tras el kickoff los Dolphins realizaron un drive de -5 yardas después del touchback), anotó con un acarreo de una yarda y amplió la ventaja sin respuesta por parte de Miami. Catanzaro con un nuevo tiro de campo ponía el 20-0 fácil y prácticamente definitivo en el tercer cuarto.
Los Dolphins no encontraban la forma de mover las cadenas hasta el campo rival, y gran culpa la tuvo el front-seven neoyorkino que fue la pesadilla constante de un Jay Cutler que reafirmó su inconsistencia (220 yardas en 26/44 pases, siendo interceptado en una ocasión). Skrine, Bass y Adams alcanzaron al quarterback de Miami con tres sacks y el ataque de los visitantes solo pudo maquillar el marcador en los últimos segundos, cuando Cutler encontró a DeVante Parker con un pase de 3 yardas hacia la endzone. Para colmo, Cody Parker falló el extra point.

HOUSTON TEXANS 33-36 NEW ENGLAND PATRIOTS (10-7 / 10-14 / 7-7 / 6-8)

De nuevo Tom Brady fue el salvador de los New England Patriots, y obró su 50ª remontada para llevarse una victoria no merecida ante los Houston Texans. Repartió 378 yardas (25/35), 5 pases de anotación, sin intercepciones y gracias a su tranquilidad en los momentos más tensos, el último drive a poco más de dos minutos de la conclusión acabó en touchdown de Brandin Cooks para darle la vuelta al marcador y poner a los de Boston en 2-1.
No podría ser otro que Rob Gronkowski (89 yardas en 8 recepciones) el que abrió la veda de este partido con un touchdown de 5 yardas. Algo que supieron contrarrestar rápidamente los Texans con ataques muy fluidos y consistentes. Tras un tiro de campo de Fairbairn, el rookie DeShaun Watson encontró a Ellington quien se recorrió 29 yardas hasta la endzone para poner por delante a los texanos, 10-7.
El partido se convirtió en un intercambio de anotaciones en el que se demostró que la defensa de los Patriots aún no está a la altura. No supieron detener al quarterback novato que jugó con su secundaria como quiso, sumando 301 yardas de pase. El fichaje estrella, Gilmore sigue sin realizar coberturas decentes.
Así, Watson, a pesar de ser dos veces interceptado, algo que dio vida a los Patriots para no permitir la sangría, colocó a su equipo en buenas posiciones de campo sin apenas presión de la línea defensiva de Patricia que tan solo realizó un sack, y aprovechando además el juego de carrera: él mismo completó 41 yardas, a lo que se sumó Lamar Miller con 56. Sin duda, los Patriots echan de menos al lesionado Hightower en su front-seven.
De esta manera, Fairbairn volvió a acertar entre los palos y recortó distancias tras el primer touchdown de Chris Hogan de 7 yardas (13-14) tras interceptar Gilmore, y los Texans se pusieron por delante gracias a Clowney que retornó un fumble en la yarda 22 de los Patriots, al realizar Mercilus un sack que provocó la pérdida del balón del quarterback veterano. Pero Brady siempre encuentra soluciones a todo y puso a los de Massachusetts por delante antes del paso por vestuarios, encontrando de nuevo a Hogan, con un pase de 47 yardas de recorrido, aprovechando una vez más los graves errores que realizaron la secundaria de Houston y que pagarían caro a la postre (20-14).
Sin embargo, el equipo de Belichik no tenía alternativa al juego aéreo, pues ni Gillislee (31) ni James White (17) aún destacan en el juego terrestre y pasó factura. Si a esto le añadimos que el front-seven de los Texans es de muy alto nivel y causó 3 fumbles y 5 sacks en todo el encuentro, no se entiende la victoria de los Patriots. Pero sí tiene una explicación, que se llama Tom Brady.
Antes de que Houston se acomodara en el marcador, Brandin Cooks, quizás el hombre del partido (131 yardas en 5 recepciones y 2 TD), anotó su primer touchdown al comenzar el tercer cuarto con una jugada de 42 yardas recorridas. Sin embargo llegaba el estado de gracia de los Texans, con touchdown del tight end Ryan Griffin a pase de Watson y con dos tiros de campo consecutivos en el último cuarto, ambos en buena posición (a 31 y 36 yardas de distancia) poniéndose por delante, 33-28.
Todo apuntaba a que saltaría la sorpresa en el Foxboro Stadium cuando estando arriba en el marcador, Houston Texans obligó a despejar a 7 minutos y anotó su último tiro de campo para establecer una diferencia de 5 puntos, lo que obligaba a los locales a anotar, restándoles 2:24 minutos de tiempo. Entonces llegó el momento del de siempre, del mejor quarterback de la historia. Solo le bastó tres pases completos para aterrizar en la endzone: 15 yardas para Gronkowski, 27 yardas para Amendola y 25 para Cooks que dio el touchdown decisivo. Además, el mismo receptor convirtió de dos puntos para afianzar un sufrido 2-1 para los Patriots.

DENVER BRONCOS 16-26 BUFFALO BILLS (3-0 / 10-13 / 3-7 / 0-6)

Los Buffalo Bills despertaron a los Broncos que se quedan sin invicto tras dos victorias que los posicionaban como gran sorpresa de la temporada. Pese a que Denver recorrió mucho más campo, no estuvieron eficaces en la endzone y cayeron ante el equipo de McDermott que se sitúa líder de la AFC Este con balance de 2-1 empatado con los Patriots.
La defensa de los Bills fue la principal culpable de la primera derrota del año del equipo de Vance Joseph. A pesar de que permitieron un total de 366 yardas, encabezadas por los running backs Charles (56) y Anderson (36) y por los receptores Demaryius Thomas (98), Sanders (75) y Fowler (55), supieron contenerlos en la endzone y tan solo permitieron un touchdown, una carrera de Charles de 12 yardas en el segundo cuarto. Los demás puntos fueron gracias al kicker McManus que aferró al partido a los suyos, pero el grupo defensivo de Buffalo dio el golpe definitivo en el último cuarto recuperando la posesión en los cuatro últmos ataques de los Broncos.
Siemian (259 yardas en 24/40) fue interceptado dos veces por E.J. Gaines y Tre-Davious White en la segunda parte, De’Angelo Henderson fue placado por Deon Lacey al intentar un fake punt en 4&2 en su yarda 31 y en la última serie, Sanders no completó el pase de su QB y los Broncos perdieron el balón a dos minutos del final. Incluso consiguieron tres sacks en este partido.
Gracias a ello se llevaron la victoria, pues el ataque de los Bills no dio mucho de sí una semana más. LeSean McCoy sigue sin brillar (21 yardas en 14 intentos, destacó más en el juego aéreo recibiendo 48 yardas), pero fue Tyrod Taylor el líder del ataque, con pocas pero eficientes 213 yardas de pase (20/26), dando dos pases de touchdown para Andre Holmes en el segundo cuarto y para Charles Clay a finales del tercero para poner por delante a su equipo (16-20). Los tiros de campo de Hauschka hicieron el resto de puntos.
Un aspecto que me resulta llamativo y que creo que está siendo una importante vía de escape para Taylor pero sin hacer mucho ruido es Jordan Matthews, el receptor que no sobresalió en los Eagles, equipo que lo drafteó en 2014, pero que apuntaba maneras. Y lo está demostrando en esta franquicia más pequeña, siendo el líder de los receptores de los Bills en yardas recibidas en los tres encuentros: 61 yardas en dos recepciones ante los Jets en el primer partido, 30 en el pobre encuentro frente a los Panthers tan solo superado por las 34 de McCoy y otras 61 en este enfrentamiento ante unas de las mejores defensas de la liga. Le falta irrumpir en la endzone para empezar a ser nombrado.
(Foto destacada: media.profootballfocus.com)

Víctor Calle
Sígueme en @VCalle4 (Twitter) o @H_Deportiva (www.historiadeportiva.com) y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

23 de octubre de 2017 lunes, octubre 23, 2017

ENDURO - Josep García superó a los McCanney y es campeón mundial de Enduro 2

Josep García se ha proclamado campeón del Mundo de Enduro 2 (hasta 2500 cc o hasta 450 cc 4T) con 20 años. Después de una temporada en la que se las ha tenido que ver con Jamie McCanney y en la que ha combinado victorias en algunas carreras con otras posiciones siempre en cabeza. La regularidad le ha llevado a lo más alto.

La última jornada tuvo un desenlace decidido en los últimos instantes. Josep García (KTM) buscaba un título que también querían los hermanos McCanney, Jamie (Yamaha) y Daniel (Husqvarna). Con 13 puntos de ventaja, Josep partía por delante de Jamie, que se vio obligado a arriesgar. Y lo consiguió administrando los puntos en las dos jornadas de competición en tierras alemanas superando así al corredor de Yamaha, su máximo oponente.

BOXEO - Cecilia Braekhus sigue siendo la mejor boxeadora del mundo

Con una demostración de su poderío y de por qué es la mejor libra por libra del mundo, la colombiana-noruega Cecilia Braekhus se mantuvo como campeona unificada tras derrotar por KO técnico en 6 rounds a la sueca Mikaela Lauren. Con este resultado, Braekhus se mantiene invicta con marca de 32-0, 9 por la vía rápida, mientras la sueca sufrió el quinto revés de su carrera, a cambio de 29 victorias, 13 por KO.

El Centro de Convenciones Oslofjord de Stokke fue el escenario donde se presentó la “Primera dama”, quien defendió sus títulos welter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Asociación Mundial de Boxeo (AMB), Organización Mundial de Boxeo (OMB) y Federación Internacional de Boxeo (FIB). 

MEDIA MARATÓN - Récord Mundial para Jepkosgei y victoria también para Cheroben

Joyciline Jepkosgei lo ha vuelto a hacer, la keniana ha bajado el crono del Medio Maratón (21 kilómetros) hasta 1:04:51. En concreto en un segundo, marca que logró este mismo año en Praga. La plata fue para Fancy Chemutai (1:05:36) y el bronce para Lucy Cheruiyot (1:07:30).

No solo ha habido récord del mundo, también récord de España. Trihas Gebre paró el reloj en 1:09:57, superando en dos segundos el récord que ostentaba desde 1997 Rocío Rios.
En categoría masculina Abrahan Cheroben ha vuelto a ganar en Valencia, con un tiempo de 59:11. De principio a fin ha dominado en la prueba, cuyo ritmo solo ha podido seguir el keniata Gebresilase (59:19). El podio lo completó Tsadik Fikadu Moen (59:22).

MOTO GP - Joan Mir se convierte en el 19º español campeón del mundo, en Moto 3. Márquez a un paso del título

Phillip Island ha dejado a Joan Mir como campeón del Mundo de Moto 3 de forma matemática. El italiano Romano Fenati (Honda), el único que matemáticamente podía retrasar la consecución de título a Joan Mir, acabó sexto, lo que permitía a Mir ser campeón al acumular 70 puntos de ventaja en la clasificación provisional del Mundial a falta de dos grandes premios.

Se proclamó campeón de la mejor manera que podía hacerlo, dando la cara y venciendo una carrera que se vio acortado en su recorrido por la aparición de la lluvia durante la decimosexta vuelta, en la que todos los pilotos levantaron la mano al final de la recta de meta por la intensa lluvia que comenzó a caer en esos instantes. Dirección de Carrera mostró bandera roja, pues la prueba había sido declarada "en seco", y eso activó el reglamento de competición, con lo que la última vuelta válida era aquella que hubiesen completado todos los pilotos y esa fue la 15ª, en la que Joan Mir fue primero, seguido de su compañero de equipo, el belga Livio Loi y del español Jorge Martín (Honda).

Por su parte, el español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) se adjudicó su sexta victoria de la temporada y dio un paso de gigante para conseguir su cuarto título mundial de MotoGP al vencer el Gran Premio de Australia que se disputó en el circuito de Phillip Island.

El triunfo de Marc Márquez, tras una laboriosa carrera que por momentos tuvo hasta ocho pilotos en el grupo de cabeza, unida al desastre de Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP17), que sólo pudo ser decimotercero, sitúa al piloto de Repsol Honda con una ventaja de 33 puntos en lugar de los once con los que llegó a Australia, en la pelea por el mundial de 2017.

CICLISMO EN PISTA - Campeonato de Europa femenino 2017 (Berlín, Alemania)

Todos los resultados de cada podio de las pruebas femeninas del Campeonato de Europa de ciclismo en pista 2017, celebrado en Berlín (Alemania), además de los resultados de los españoles